Cualquier cinéfilo que se respete sabe que una de las películas más esperadas de 2019 no es otra que The Irishman, con la que el inmortal director Martin Scorsese (Infiltrados) se estrenará en la plataforma de Netflix, que adquirió los derechos para adaptar el libro de Charles Brandt en el que se basa, I Heard You Paint Houses (2004), cuando la Paramount desistió de distribuir el filme tras la negativa de Fábrica de Cine a seguir financiándolo por su presupuesto creciente. Y es que, con guion de Steven Zaillian (La lista de Schindler), se trata del más costoso en toda la larga carrera del cineasta neoyorkino con 175 millones de dólares cuantificados el pasado mes de agosto.

Extrañísimo sería, por otra parte, la última obra de un peso pesado como Scorsese no pudiera optar a los Premios Oscar de la temporada, máxime con Robert De Niro (Goodfellas), Al Pacino (Scent of a Woman) o Harvey Keitel (El Dragón Rojo) en el reparto. El primero, para quien supone la novena colaboración con Scorsese, ha declarado en el Festival de Cine de Marrakech lo que tenéis a continuación: “Lo hemos hablado con Netflix. Harán una presentación de nuestra película como debe ser, en un cine, en ciertos lugares, los mejores sitios para estrenos cinematográficos que puedan existir”. Porque, para ser considerada en los Oscar, una película debe permanecer en cartelera durante una semana en el condado de Los Ángeles. Así que allá que te van Martin Scorsese y compañía, calvorota dorado.