‘The Good Place’, tercera temporada: la búsqueda de la redención continúa

La tercera temporada de 'The Good Place' ha finalizado su transmisión en la plataforma de Netflix. Esta es nuestra reseña sin spoilers.

Por – Dic 8, 2018 - 2:01 (CET)

The Good Place ha sido una grata sorpresa desde su primer temporada. Si bien en sus inicios parecía más una simpática propuesta que un verdadero envite por dar aire fresco al género, no tardó mucho en demostrar que era mucho más que un experimento sobre filosofía moral disfrazada de sitcom.

La primera temporada nos dejó con un final que al principio parecía no encajar del todo, pero, su segunda llegó para dar un vuelco y reforzar la intención de su antecesora, abriendo camino a una tercera de una manera fluida y sin divagar. De esta manera, consiguió traer de vuelta todo aquello que la hace un diferencial en su categoría, desde la comedia marca del show hasta sus efímeros epítomes de moralidad y existencialismo.

NBC

Hace falta más que sólo repetir la receta para hacer que una buena serie se mantenga a la altura de lo que sus fans esperan. Buenas noticias, The Good Place lo hace y mantiene el nivel. Nuestros protagonistas y escuadrón de inestables seres humanos atraviesan dificultades y hacen sacrificios, mientras buscan la mejor manera de redimirse. Pero es principalmente Eleanor (Kristen Bell) acompañada de Michael (Ted Danson), quien profundiza más en su introspección a la caza de su propia motivación, ahondando más y más en sus verdaderos sentimientos, ya no sólo hacia sí misma y el mundo que tanto odia, sino también hacía sus seres queridos y su razón para mantenerse juntos.

Es precisamente esta auto-exploración de Eleanor, así como la del resto del equipo, lo que hace de ésta tercera temporada un viaje divertido y que no pretende dejar impasible al espectador en ningún momento.

Otro aspecto a resaltar fue el ahorro de trama durante los primeros episodios, donde nuestros protagonistas siguen con sus vidas mientras determinados periodos de tiempo y situaciones ocurren, resaltando únicamente aquellas con valor para hacer que la historia avance. Cada capítulo está hecho de manera clara dejando asentadas sus intenciones y sin alargar innecesariamente situaciones o momentos, únicamente para llenar huecos y alcanzar los poco más de 20 minutos de duración de cada episodio.

Por otro lado, no todo en la tercera temporada de The Good Place ha sido aprovechado al 100 por ciento. La participación de "El Lugar Malo", liderados por Shawn (Mark Evan Jackson) y sus subordinados, parece más un intento forzado por no dejarlos fuera y que el espectador los olvide, que una verdadera amenaza para nuestros protagonistas y sus intenciones.

NBC

Con esto, los creadores de la serie dejan pasar la oportunidad de explotar la idea de un villano que, quizás y tomando en cuenta la idea que ésta entrega zanja desde sus primeros capítulos, hubiera sido mejor dejar fuera definitivamente o (en el mejor de los casos), presentar tranquilamente y con una intención precisa sobre su importancia para la narrativa de la serie.

Lo que sí es de aplaudir sobre ésta temporada es que nos muestra lo mejor de Michael y Janet (D'Arcy Carden) como "arquitectos del destino" y sus mil y un intentos por cambiar la suerte de nuestro cuarteto de inadaptados. Haciendo hasta lo imposible por mantenerlos juntos, dejando de lado conflictos e inseguridad en su búsqueda por la verdadera redención. Así pues, se dan cuenta que aunque en algunas ocasiones sus decisiones pueden no ser completamente suyas, su libertad para tomar las riendas de su vida siempre estuvo latente y que el libre albedrío sí existe, inclusive a expensas de lo que Michael y Janet tengan pensado para ellos.

Vencer sus miedos e inseguridades es lo que los hace fuertes como seres humanos, donde a veces sólo es necesario ser sincero consigo mismo aunque las cosas no siempre salgan como se esperan. Como espectador, es un verdadero y llevadero goce disfrutar de sus tropiezos y victorias durante una temporada con la que disfrutamos, reímos y nos enternecemos hasta el final.

NBC

Así, la temporada está llena de todo aquello por lo que la serie se hizo famosa y sigue siendo un imprescindible para todos los fans que la han seguido fervientemente hasta el día de hoy. Ofrece una comedia reflexiva, llena de sorpresas, secretos, confesiones y naturaleza humana en su más exagerada puesta en escena. Todo aunado al conjunto de lecciones sobre la identidad, autoexploración y superación personal que sin duda nos tocarán en más de una ocasión.

Con el reciente anuncio sobre su renovación para una cuarta temporada, no queda más que esperar a ver como continuan las aventuras interdimensionales de Eleanor, Chidi (Willian Jackson Harper), Jason (Manny Jacinto) y por supuesto Tahani (Jameela Jamil), en su continúa búsqueda por la redención.

The Good Place se encuentra además disponible para todos los suscriptores de Netflix.

La tercera temporada de The Good Place cuenta con nueve episodios. La serie fue creada por Michael Schur. El reparto esta compuesto por Kristen Bell, William Jackson Harper, Jameela Jamil, D'Arcy Carden, Manny Jacinto, Ted Danson y Marc Evan Jackson.