Hace más de un año, Toyota presentó la tercera generación de su robot humanoide, el T-HR3. Como muchos otros robots, fue diseñado para brindar ayuda a humanos. Sin embargo, su principal novedad es la posibilidad de controlarlo por medio de una plataforma con gafas de realidad virtual. Seguramente en tu cabeza ya circula la idea de ponerlos a pelear y no podemos juzgarte, es lo más cercano que existe a Pacific Rim.

Si bien las características del T-HR3 ya eran sorprendentes, la firma japonesa ha estado trabajando durante meses para mejorar sus capacidades, incluyendo el control remoto a largas distancias. Toyota está probando un sistema inalámbrico de última generación que permite controlar al robot a distancias de hasta 10 kilómetros. Lo anterior ha sido gracias a la tecnología de conectividad 5G.

De momento no se ha realizado una prueba real con este sistema. Toyota asegura que usando la tecnología 5G de la operadora Docomo es posible controlarlo a gran distancia sin que se presenten problemas de latencia. No han mencionado si planean hacer un test para probar las capacidades de conectividad, sin duda sería muy interesante ver su desempeño.

Esta implementación aumenta las posibilidades del T-HR3 y las áreas donde puede ser utilizado. La compañía ve sus aplicaciones en sectores como el de la asistencia médica, no obstante, el robot tiene que mejorar su movilidad para hacerlos eficientes en este sector. Boston Dynamics ya ha logrado que su robot Atlas realice movimientos con gran agilidad, aunque aún no es posible controlarlo desde una distancia lejana.

La conectividad 5G es un tema tendencia en la actualidad. Fabricantes de dispositivos móviles apostarán por esta tecnología en los próximos años, sin embargo, su adopción a nivel mundial sigue siendo lenta y posiblemente pasen varios años para que se convierta en el estándar. Es demasiado pronto para soñar con robots peleando en las calles mientras sus dueños están en casa.