Apple ha hecho públicos este miércoles los resultados fiscales correspondientes a su cuarto trimestre de cuentas, que abarca los meses de julio, agosto y septiembre y con el que cierran su año financiero. Durante este periodo, la compañía ha logrado unas cifras ciertamente halagüeñas, que ahora muestra a sus inversores.

Este trimestre, históricamente, es el que precede al verdaderamente importante para la compañía, por lo que los datos mostrados se enmarcan dentro de la tendencia alcista que ha mantenido Apple alrededor de todas sus categorías en los últimos años, pero sin mostrar su verdadero potencial. Es es así porque este cuarto trimestre comprende unos meses en los que las ventas de productos se han visto ralentizadas a la espera de los nuevos, presentados este año en septiembre y octubre.

Si bien es cierto que los resultados hoy expuestos recogen los primeros nueve días de venta de los nuevos iPhone XS, iPhone XS Max y Apple Watch Series 4, estas no son especialmente significativas si tenemos en cuenta el poco tiempo de comercialización. Será al final del próximo trimestre, que además se enmarca dentro de la campaña navideña, cuando veamos cómo de potente es el conglomerado de ventas de los mencionados dispositivos junto con los iPhone XR, iPad Pro, MacBook Air y Mac mini.

Para este trimestre, la empresa ha logrado unos ingresos de 62.900 millones dólares (un 20 % más que en el mismo trimestre del año pasado) y alcanzado las siguientes cifras en sus principales categorías de producto:

iPhone: 46,9 millones de unidades
iPad: 9,7 millones de unidades
Mac: 5,3 millones de unidades

No se venden más iPhone, pero sí a mayor precio

El iPhone es el foco de atención de los resultados de Apple por obvias razones. Durante los últimos años las ventas del smartphone de la compañía conforman el núcleo duro de la empresa y, como tal, son el indicador más claro de cómo andan las cosas por Cupertino. Este año las ventas iniciales del iPhone XS y XS Max no parecen haber conquistado a los usuarios más que los iPhone 8, 8 Plus y X el año pasado, pues se mantienen sin cambio en cuanto a unidades. Sin embargo, la empresa ha conseguido hacer más dinero pese a vender lo mismo.

Las ventas de su terminal estrella han reportado a Apple un total de 37.185 millones de dólares, lo que supone un aumento del 29 % respecto al mismo trimestre del pasado año. A esto ha contribuido de manera indudable la introducción del modelo Max, más caro que el de 5,8 pulgadas, pero también la amplia variedad que la firma mantiene en el catálogo para abarcar el mayor rango de precios posible. Esto ha influido en el precio medio de venta del iPhone, que se sitúa en los 793 dólares, una cifra envidiable en el sector.

Moderación calculada para el iPad y el Mac

Con una renovación de la gama Pro a la vista, los resultados evidencian el poco interés generado por la línea de los iPad en este trimestre, con unas ventas que descienden un 6 % anual y unos ingresos que hace lo propio en un 15 %, situándose en 4.089 millones de dólares. Apple espera que los nuevos iPad Pro sirvan de revulsivo para revertir estos datos en el próximo trimestre, que se antoja halagüeño después de haber visto esta semana los importantes cambios introducidos en los tablet más innovadores de la empresa.

Respecto al Mac, las unidades vendidas caen un 2 %, pero los ingresos alcanzan los 7.411 millones de dólares, subiendo un 3 % debido a que ha sido la gama de MacBook Pro la que ha sufrido una renovación más recientemente. De cara a los próximos tres meses es de esperar que las ventas se vean alzadas por los nuevos MacBook Air y Mac mini, con un enfoque más cercano al público general

Los Servicios y el Apple Watch siguen demostrando su potencial

Las dos últimas categorías que desglosa Apple hacen referencia a la división Servicios y a la división Otros. En la primera de ellas se enmarcan Apple Music, Apple Pay y las ventas digitales a través de plataformas como iTunes, entre otros, y alcanzan por vez primera los 10.000 millones de dólares en ingresos ($9.981). Supone un incremento del 17 % respecto al mismo trimestre del pasado año y vuelve a dar pistas acerca del crecimiento del servicio de música en streaming de la plataforma, que cuenta con cada vez más suscriptores.

La división Otros abarca las ventas de aquellos productos que desde la compañía no consideran suficientemente significativos por separado como para dedicarles un apartado propio, encontrándose aquí el Apple Watch, los auriculares Beats, los AirPods, el HomePod o el Apple TV. Con la llegada del Apple Watch Series 4, y sirviendo probablemente este como principal impulsor, la empresa ha hecho una caja de 4.234 millones de dólares, un 31 % superior comparado con el mismo trimestre de 2017 y siendo así el segmento que más crece.

A la espera de los próximos

Como se mencionaba al comienzo del artículo, será el próximo trimestre cuando de verdad podamos ver el potencial de Apple a la hora de poner en el mercado su nueva hornada de productos. La compañía ha renovado en apenas dos meses su línea entera de terminales en lo que supone una potente muestra de poderío organizativo y de producción, cuyas rentas se espera que se muestren en los meses venideros.

Tendrá importancia cómo enfoque Apple su campaña navideña de este año, pero la realidad es que con un terminal nuevo en sus principales líneas enfocadas al amplio mercado de consumo, los buenos resultados están prácticamente asegurados. Lo veremos, casi con total seguridad, dentro de tres meses.

"En los últimos dos meses, hemos logrado grandes avances para nuestros clientes a través de las nuevas versiones de iPhone, Apple Watch, iPad y Mac, así como nuestros cuatro sistemas operativos, y entramos en la temporada de vacaciones con nuestra línea más fuerte de productos y servicios", ha dicho Tim Cook, CEO de la comapañía.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.