En el nuevo episodio de American Horror Story: Apocalypse, el 8x08, "Sojourn", la historia se concentró en Michael y sus pasos pequeños pero imparables que dio para desencadenar el apocalipsis. Esta es nuestra reseña con spoilers.

Te recomendamos no seguir leyendo si no has visto el nuevo capítulo de esta serie de antología de Ryan Murphy.

En casi todas las series existen episodios que parecen una pausa a todo lo acontecido en capítulos anteriores; hablamos de esos que ponen el freno a la historia y se concentran en un personaje o en un sólo aspecto de la trama. Algunas veces son muy buenos, pues sirven para profundizar en los personajes y arcos. Pero otras veces solo son "episodios de relleno".

"Sojourn", el 8x08, es uno de esta clase de capítulos; no de relleno, aunque no tan trascendental como uno esperaría. Y es que la temporada ya no está para tomarse tanto tiempo en arrancar, después de todo sólo le restan dos episodios más. Por otro lado, ya se le ha exigido mucha paciencia al público y francamente ya no queda más. Los creadores deben pisar el acelerador en los episodios restantes o pronto estaremos desilusionados también de esta temporada, con todo el crossover y el (grandioso) regreso de Jessica Lange.

Así pues, vimos cómo Michael se da cuenta de que sus brujos aliados y Miriam fueron quemados por Cordelia y compañía —lo que no se explicó es en donde se encontraba él cuando todo esto ocurrió—. Cordelia le pide unirse a ella para continuar juntos pero Michael jura venganza y prometió que haría todo lo posible para regresar a la vida a sus personas queridas.

El anticristo se va derrotado al bosque y le exige a su padre que le hable y le de guía. Michael dice que no va a irse sin una respuesta pero esta nunca llega, solo alucinaciones y mucha desolación. Debemos reconocer que llevar al extremo a este personaje sí ayuda a entender cómo es que su venganza fue tan grande que prácticamente no le bastó destruir al mundo y a la humanidad.

Vencido va a la ciudad y da con una iglesia satánica que, cosa curiosa, está en servicio a casi toda hora. Aunque al principio cree que encontró a su nueva tribu pronto se da cuenta de que los feligreses más bien son mediocres —cómo no si venía de un aquelarre poderoso y malvado—. De todas formas encuentra a una protectora que lo alimenta y lo ayuda. Ella descubre que está ante el mismísimo anticristo y lo informa a su iglesia, en donde los asistentes con tan solo ver la marca del "666" se rinden ante él sin más cuestionamientos.

A sabiendas de que la iglesia no está a la altura del anticristo lo lleva a otro lugar. Ahí nos encontramos de nuevo con Wilhemina Venable (Sarah Paulson) pelirroja, más jovial, aunque no menos mandona. Ahí también Michael se encuentra con un par de científicos, Jeff (Evan Peters) y Mutt (Billy Eichner) que, además de vivir en los excesos, honrar a satán y criticar a los científicos tecnológicos, logran uno de los avances más impresionantes de la historia: un androide con todas las características, conciencia incluida, de la desaparecida Miriam.

Además de explicar el extraño y poco verosímil —no porque no pueda incluirse un aspecto como este en una serie de ficción sino porque al menos tomaría unos ¿días? ¿meses? hacer algo así y jamás nos explicaron que hizo Michael todo este tiempo— origen de Miriam que tanto nos sorprendió en los primeros episodios de la temporada, poco más sucedió en este capítulo.

Como decíamos, nos habría gustado que se tratara de un episodio mucho más trascendente, uno que nos mostrara la esencia de este personaje o de otros, después de todo fue el capítulo estrenado en la Noche de Brujas. Merecíamos un episodio a la altura de esta festividad.

Nos acercamos al cierre de temporada, el próximo episodio, el 8x09, se llama "Fire and Reign".