El Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de México ha declarado inconstitucional la prohibición del cobro en efectivo por sus servicios a las empresas de transporte privado que operan a través de aplicaciones móviles como Uber, Cabify o Taxify, entre otras.

La restricción era promovida por la Ley de Movilidad del estado de Colima, donde Uber no opera actualmente. La empresa de transporte privado argumentó que la norma aprobada el año pasado discriminaba a los usuarios que no tienen cuentas bancarias y también sobrepasaba los límites del estado, ya que el uso del efectivo es regido por el Gobierno federal.

Sin dejar de lado el riesgo que corren los conductores de ser asaltados, el cobro en efectivo es importante para que la gente pueda acceder a este tipo de servicios, pues más del 60% de la población en México no tiene una cuenta bancaria, señalan los analistas de Uber.

Enrique González, director regional del departamento legal de Uber en México, declaró en un comunicado:

La decisión de la Suprema Corte es beneficiosa no sólo para la gente de Colima, sino para todos los mexicanos. Ayudará con el desarrollo económico y la generación de oportunidades para el autoempleo en el país.

Uber acepta efectivo en las 43 ciudades mexicanas en las que opera, con excepción de la capital y el estado de Puebla, donde los gobiernos locales han prohibido dicha forma de pago. Más del 50% de los viajes que realiza Uber en México se pagan en efectivo, indicó Sergio Romero, director legal de la compañía en el país, en entrevista a Reuters.

Con respecto a fijar un límite a la cantidad máxima de conductores que pueden prestar sus servicios en un momento dado a través de una app, los ministros de la SCJN acordaron de forma unánime que la medida también es inconstitucional, otorgándole otra victoria a Uber y demás compañías de este sector.