Xiaomi se ha convertido en tiempo récord en una de las marcas predilectas de millones de consumidores alrededor del mundo gracias a su exquisitez calibrando la balanza que pone en paralelo a calidad y precio. Smartphones de grandes prestaciones, con las mejores especificaciones y cuyas cifras de venta no suelen pasar de unos cuantos cientos de euros. Esta conjunción ha sido una verdadera explosión en el mercado español, donde llegaron hace menos de un año y ya se han posicionado como el tercer fabricante por número de ventas a nivel nacional.

Pero toda moneda tiene su reverso. En este caso, llega en forma de queja en Reddit, donde hace unos días varios usuarios comenzaron a denunciar que estaban apareciendo anuncios en algunas de las aplicaciones del sistema. Las apps, por aclarar, no son aquellas de terceros que cuentan con los anuncios como vía de ingresos, sino las propias del sistema operativo de Xiaomi, como la aplicación de Música o incluso en los ajustes del terminal.

Naturalmente, esto no ha pasado desapercibido al ser una situación que sería inconcebible si se tratara de cualquier otro fabricante. Por supuesto, el bloatware y aplicaciones precargadas de toda índole no es algo nuevo, pero la aparición de anuncios en el propio terminal, más aún no estando esto claramente señalizado en el momento de compra del mismo –como sí hace Amazon en algunos de sus modelos–, da lugar a una situación donde la experiencia de usuario se empobrece de manera drástica.

Lo barato... ¿sale caro?

Xiaomi, que no se había pronunciado al respecto hasta ahora, lo ha hecho a través de un comunicado remitido a The Verge, donde admite de manera abierta haber puesto estos anuncios y, lo peor, que seguirá mostrándolos en el futuro. Promete, eso sí, que se podrán desactivar.

La publicidad ha sido y seguirá siendo una parte integral de los servicios de Internet de Xiaomi, un componente clave del modelo de negocios de la compañía. Al mismo tiempo, defenderemos la experiencia del usuario ofreciendo opciones para desactivar los anuncios y mejorando constantemente nuestro enfoque hacia la publicidad, incluido ajustar dónde y cuándo aparecen los anuncios. Nuestra filosofía es que los anuncios deben ser discretos y que los usuarios siempre tengan la opción de recibir menos recomendaciones.

Justificar o no la aparición de dicha publicidad en base a la calidad y el precio obtenido será cosa ya de cada uno, pero lo único innegable es que la situación dista mucho de ser ideal. Por el momento no parece que Xiaomi haya desplegado una agresiva campaña de anuncios a nivel global en sus teléfonos, pero con semejante declaración de intenciones como la expuesta anteriormente, parece que es solo cuestión de tiempo comenzar a ver colarse banners y avisos publicitarios en sus terminales.