Hace algunas horas te dimos a conocer una noticia que sorprendió al mundo del internet: Kevin Systrom y Mike Krieger, cofundadores de Instagram, le han notificado a Facebook que en las próximas semanas abandonarán la compañía. Aunque ninguno de los dos directivos ha expuesto públicamente sus motivos, diversos medios apuntan a desacuerdos con Mark Zuckerberg y su creciente control sobre la red social de fotografía.

Ahora el portal Recode ha detallado varias situaciones que generaron la tensión entre ambas partes y que finalmente originaron la salida de los dos cofundadores. Primero es importante mencionar que Kevin Systrom era una de las personas más cercanas a Zuckerberg, ambos desarrollaron una buena relación que se vio reflejada en la creación de varios productos. Facebook les había prometido autonomía desde la millonaria adquisición en 2012 y esa promesa se respetó por varios años, hasta que Zuckerberg comenzó a intervenir más de lo debido.

Kevin Systrom y Mike Krieger comenzaron a preocuparse por la "extraña intromisión" del director de Facebook, sobre todo en ciertas características que fueron implementadas en la aplicación y en el rumbo que se tomó con la mercadotecnia. A los confundadores no les agradó cuando se dejó de hacer promoción de Instagram dentro de Facebook.

Uno de los cambios que generaron más controversia fue cuando las imágenes de Instagram compartidas en Facebook dejaron de mostrar que provenían de la red social de fotografía, hecho que ocurrió recientemente. Esto generó que los usuarios no se enteran que las publicaciones provenían de Instagram, dejando de animar al público para que descargara o accediera a la otra aplicación.

El cambio fue ordenado por Facebook y desde un principio Systrom se mostró en desacuerdo con la decisión, llegando a exponer su opinión en la web interna de la compañía. Por supuesto, sus palabras no fueron tomadas en cuenta y el directivo tuvo la sensación de que Facebook ya no estaba contribuyendo con la promoción de la plataforma de imágenes.

Otro de los motivos fue por las notificaciones push de Instagram que enlazan a la aplicación de Facebook. Esta característica se implementó durante el verano y no fue del agrado de los cofundadores. IGTV también estuvo involucrada en las tensiones. Algunos directivos de Facebook creían que podía ser una amenaza para Watch, su propia sección de vídeos. Zuckerberg intervino en las discusiones y apoyó a los responsables de Instagram, sin embargo, no estaba muy de acuerdo con su visión.

Según la información de las fuentes, Facebook comenzó a ver a Instagram como su división más amplia y no como una compañía independiente. Teniendo en cuenta que la plataforma de imágenes ya cuenta con 1.000 millones de usuarios, los directivos de Facebook creían que Instagram no necesitaba demasiada ayuda para seguirse promocionando. Por otro lado, se argumentaba que Kevin Systrom y Mike Krieger no colaboraban en equipo. Gente cercana a Zuckerberg afirmaba que Instagram no tendría su posición actual sin el empuje que recibió de Facebook en los primeros años. Declaraciones muy fuertes.

Si bien esos fueron algunos de los motivos que generaron problemas, hasta el momento no se sabe si hubo otra situación final que orillara a los cofundadores a tomar esa decisión. Ambas partes tienen sus argumentos y ahora la incógnita es lo que pasará en el futuro inmediato de Instagram, no sólo las nuevas personas que estarán a cargo, también la nueva estrategia que se seguirá sin sus creadores originales.