Trabajar en remoto o tener que realizar videoconferencias de trabajo desde casa tiene sus compromisos, qué duda cabe. Seguramente todos –o casi todos– recordamos el vídeo de aquel especialista entrevistado por BBC News en directo en una de las habitaciones de su casa en el que, mientras sucedía la charla, sus hijos se colaban en la habitación, apareciendo en el fondo del vídeo hasta que su mujer se los llevó de la misma.

Una situación que se hizo viral por lo divertido –incluso el propio entrevistado se lo tomó a broma en una entrevista posterior– pero que puso en relieve la problemática que muchas veces se encuentra inherente a estas reuniones en el hogar. Quien dice el hogar, no obstante, dice cualquier otro entorno en el que no exista la necesidad de tener que enseñar lo que está ocurriendo más allá de la persona con la que se está mintiendo la conversación.

Esto es algo que afecta no solo a términos de privacidad, sino también de concentración y de percepción del mensaje. Si el foco se centra de manera exclusiva en la persona que está hablando, es más sencillo prestar atención a lo que está diciendo y más complicado centrar la vista en los elementos superficiales de la estancia.

El blur viene al rescate

Del pensamiento de que el fondo de una habitación puede ser notablemente intrascendente para una conversación y, no solo eso, sino que puede ser perjudicial en ciertos momentos, Microsoft Teams ha incorporado una funcionalidad que permite, a través de inteligencia artificial, reconocer al sujeto que se encuentra frente a la cámara y difuminar el resto de la imagen, ahorrando de esta manera tener que mostrar el fondo de la estancia en las videoconferencias.

Una herramienta sencilla pero útil, la cual ya hemos visto aplicada a menor escala en plataformas como Instagram Stories, que permiten difuminar el fondo de imágenes y vídeos en tiempo real. Tras la implementación en Microsoft Teams, no sería de extrañar que otras plataformas más populares siguiesen este camino.