El amigo y vecino Spider-Man ha aterrizado hoy en las tiendas. El videojuego para PlayStation 4 desarrollado por Insomniac Games, creadores de sagas como Ratchet & Clank y Resistance, promete ser la experiencia definitiva del superhéroe arácnido y, en un medio donde están lejos de tener el mismo peso que en cine o cómics, se convierte en un gran añadido al catálogo de la consola de Sony y la presente generación.

Nosotros llevamos balanceándonos por las calles de Nueva York desde el martes y, con casi veinte horas jugadas, queremos pararnos y hablar de algunos de los elementos que más nos han gustado de la nueva aventura de Peter Parker en la nueva generación. Siguen cinco cosas que nos han fascinado en Marvel's Spider-Man.

El movimiento

En Insomniac han sido muy concienzudos diseñando algo tan esencial en el héroe como su movimiento y eso se nota desde el primer minuto. Moverse por la ciudad, excelentemente representada en lo gráfico y artístico, es una gozada y se convierte en un gran divertimento por sí mismo. Para muestra, habré utilizado tan solo un par de veces la opción de viaje rápido en mis más de quince horas de juego y no son pocas las veces que, entre misión y misión, me paseo largo rato entre rascacielos.

Como casi todo en el videojuego, el sistema de movimiento no es precisamente profundo, más bien lo contrario, pero funciona a las mil maravillas. Un gatillo hace que Spidey suelte redes y se balancee y sobre eso se construye el resto: pulsar la equis nos permite dar un acelerón, mantener el L3 nos hace caer en picado y, desbloqueables mediante, pulsar círculo y triángulo nos permite hacer increíbles acrobacias. Con pocas piezas, pero decenas de animaciones y un patio de juego fenomenal, se construye un sistema ágil, atractivo y, lo más importante, divertido. Y no es poca cosa.

El combate

Manteniendo la máxima de "fácil de controlar, difícil de perfeccionar", el combate del videojuego es entretenido y llamativo visualmente desde el primer minuto pero, conforme pasan las horas de juego, no deja de aumentar en diversión y profundidad. En esencia es una de tantas variaciones del fenomenal sistema popularizado por el Batman: Arkham Asylum de Rocksteady pero, aprovechando el uso de las redes y de multitud de gadgets, va un paso más allá en cuanto a profundidad.

Si decimos que solo hay un botón para golpear, el cuadrado, es fácil pensar que estamos ante un sistema demasiado básico. Pero ahí entran en juego las esquivas, los ganchos y patadas aéreos, los desarmes, el lanzar objetos y a los propios enemigos con nuestras redes y bastantes aspectos más que, de nuevo, convierten un sistema integral del videojuego en una de sus mayores bazas. Sean 5 o sean 25, hacer frente a los distintos tipos de enemigos, cada uno con sus particularidades, y buscar el mayor combo o (ya veréis como os pasa) las escenas más peliculeras es tremendamente satisfactorio.

La progresión del personaje

En este sentido, al contrario que en elementos tan claramente identificables como los anteriores, era difícil saber qué esperar. Por suerte, desde Insomniac han vuelto a dar en el clavo y el sistema de progresión y mejora de Marvel's Spider-Man me parece realmente acertado. De nuevo, y veréis que es una constante, en Insomniac no buscan aturullar ni cuajar el paradigma de la profundidad si no ofrecer una experiencia accesible, disfrutable en cualquier etapa que, eso sí, tiene mucho donde rascar.

De esta manera, los distintos artilugios a desbloquear, yendo desde una bomba de telaraña (útil a más no poder), las minas, las telarañas eléctricas o las contundentes cambian por completo nuestra forma de jugar y afrontar según qué situaciones. Es raro en este tipo de videojuegos pero, al menos en mi caso, son muchos los enfrentamientos en los que termino utilizando todos los gadgets a mi disposición; de nuevo, y lo mismo ocurre con un árbol de habilidades en que cada una cuenta y son mucho más que mejoras estadísticas, Insomniac ha apostado por calidad y utilidad antes que cantidad.

Lo mismo ocurre, con los distintos trajes que iremos desbloqueando (una joya para los fans acérrimos del trepamuros), sus habilidades asociadas que van desde una auténtica tormenta de telarañas hasta invencibilidad temporal o curación automática y distintos poderes a equipar. Poco a poco, conforme pasen las horas de juego, iremos adecuando nuestro personaje a nuestra forma de jugar y aportando una capa más de profundidad a los enfrentamientos.

El espectáculo técnico

Ya lo hemos dicho: la recreación de Nueva York es fantástica y el rendimiento técnico, incluso en una PS4 Slim, es fenomenal. Es una pena que no cuente con ciclo día-noche dinámico pero, sea cuando sea, la ciudad no podría lucir mejor. Y lo mismo ocurre con los distintos personajes y su representación: a nivel gráfico, hablamos de un mundo abierto denso que puede codearse, en detalle, con algunos de los videojuegos más punteros de la generación.

Por si fuera poco, la historia del videojuego nos meterá en situaciones de lo más espectacular que, pese a que algunas se resuelvan a base de quick time events, nos dejarán con la boca abierta. Marvel's Spider-Man es un videojuego intenso y cinematográfico que nunca desluce, si no todo lo contrario, en lado técnico. Mención especial merece el sistema de animaciones.

Es algo a lo que rara vez se le dedican más de un par de palabras en análisis e impresiones pero que marcan la diferencia: hacen torcer el morro si no están a la altura y dejan con la boca abierta si, en casos como este o los videojuegos de Naughty Dog, están a un gran nivel. Así, el trabajo de animaciones de Marvel's Spider-Man es de primer nivel: si nuestro personaje transmite lo que transmite y elementos tan importantes como el balanceo o el combate son así de divertidos es, en gran medida, por lo variado y trabajado de sus animaciones. Y no solo las suyas.

El cariño por el personaje y su universo

Spider-Man es uno de los superhéroes que más ha transitado por el mundo del videojuego y, si hablamos de las últimas dos o tres generaciones, el rey indiscutible al respecto. Con todo, eso sí, no era tarea fácil encontrar "el videojuego" de Spider-man, como sí sucede con Batman y la saga Arkham. Insomniac Games tarda poco en dejar claro que esta es la experiencia definitiva del trepamuros en el mundo del videojuego y lo es, además de por lo ya contado, por el cariño y el respeto al personaje que traspira cada escena.

En el estudio se han atrevido a jugar ligeramente con los roles de personajes míticos de la franquicia, de introducir decenas de guiños a héroes y villanos ausentes en esta entrega y han apostado por presentarnos a un Peter Parker que lleva ocho años en la piel del héroe arácnido y que, por lo tanto, ha tenido ya multitud de aventuras y encuentros y desencuentros con muchos villanos y compañeros. Marvel's Spider-man es una historia de orígenes, siendo fresco en ese sentido, y hace un trabajo fenomenal al meternos en el mundo de Parker y compañía.

Marvel's Spider-Man es un videojuego divertido y del todo recomendable para cualquiera pero, a poco que te interese el personaje o su universo, se convierte en imprescindible. Insomniac Games ha hecho un gran trabajo. Pronto, más en nuestro análisis.