House of Cards llega a su fin. La sexta temporada, que será también la última, ya tiene confirmado su estreno en Netflix y, haciendo honor a la que ha sido una de las series más exitosas de la plataforma, pondrá punto y final por todo lo alto. Lo hará sin Kevin Spacey, eso sí, dado que en el anterior teaser ya se mostró de manera clara y concisa la muerte del personaje. No sabe aún el cómo, pero sí el porqué, que no atiende a otra cosa sino a los escándalos de índole sexual que han salpicado su persona en los últimos meses.

Sin el carismático Francis Underwood ya presente, el peso recaerá de manera completa sobre Claire (Robin Wright), su esposa, que tendrá sobre sus hombros el peso del Gobierno de los Estados Unidos. Si algo a caracterizado a su personaje a lo largo de las temporadas es la fría determinación que, de la misma manera que su pareja de hecho, ha permitido la creación de una imagen poderosa e inquebrantable en sus decisiones. Una actitud que, según deja ver el último e intenso tráiler que se ha publicado este jueves, le pasará factura esta temporada.

En el escaso minuto de metraje se puede apreciar a una Claire que obrará de manera totalmente independiente a las decisiones tomadas por su difunto marido, lo cual no le granjeará demasiados amigos dentro del Gobierno, donde también se deja entrever que son los propios ejecutivos dentro del mismo los que quieren deshacerse de ella. "El reinado del hombre blanco de mediana edad ha terminado", declama en uno de los momentos, suponiendo esto, desde luego, toda una declaración de intenciones.

El teaser termina con la culminación de ese deseo de acabar con ella expresado de una manera más concisa imposible, viendo cómo impacta una bala en el coche donde se encuentra subida. Veremos cómo acaba todo, esta vez definitivamente, el próximo 2 de noviembre.