Sony ha anunciado durante la IFA los 1000XM3, nuevos auriculares con cancelación de ruido activa con treinta horas de autonomía y soporte para Google Assistant.

De acuerdo a la compañía estos nuevos accesorios tienen un sistema capaz de cancelar hasta cuatro veces más ruido que antes, según especificaciones de la compañía, y con la novedad de que tienen puerto USB-C para cargar. Además de mejorar el diseño y hacerlo más liviano. Tendrán un precio de 350 dólares.

Características de los Sony WH-1000XM3

  • Cancelación de ruido por medio de un nuevo procesador QN1 que funciona hasta cuatro veces más rápido que generaciones previas
  • Control de sonido adaptativo
  • Optimización de "presión atómica" para cancelación de sonido activa en grandes altitudes
  • 10 minutos de carga rápida permite cinco horas de autonomía
  • Hasta 30 horas de autonomía con carga completa
  • Micrófonos múltiples

El puesto USB-C es solamente para cargar

Con el puerto USB-C hay buenas y malas noticias. La buena noticia es que está ahí y es un accesorio más que se adapta al estándar, por lo tanto un cable menos que cargar. Lo malo es que funciona únicamente para cargar, es decir, no podrás conectarlo a tu smartphone con puerto USB-C y transmitir sonido por el cable, como los EarPods de puerto Lightning de Apple.

Es una verdadera decepción porque muchos han estado esperando por bastante tiempo la salida de auriculares de calidad que se puedan conectar al puerto USB-C para escuchar sonido.

Cuatro veces más rápido no necesariamente significa cuatro veces mejor

La mejora más significativo de los 1000XM3 está en la forma en que los auriculares se encargan de cancelar el ruido. Para entenderlo hay que saber cómo funciona esta tecnología: los micrófonos tanto internos como externos del dispositivo miden el sonido ambiental y emiten un sonido en la misma frecuencia de aquellos que quieren ser eliminados y así los "oculta".

Eso permite filtrar sonidos repetitivos y que se mantienen en el ambiente sin cambios significativos, como las turbinas de un avión, el sonido del tren recorriendo las rieles o el motor de un autobús. Lo que no se puede filtrar son las conversaciones de personas u otros sonidos de cambio constante como una canción que esté sonando en un altavoz cercano.

Este es, de hecho, uno de los retos más grandes de las marcas que fabrican auriculares: reaccionar lo más rápido posible a cambios en sonidos repetitivos y es lo que Sony ha mejorado en estos modelos, es a lo que se refieren con "cuatro veces más rápido", pero eso no significa, necesariamente, que sean cuatro veces mejores.