Miles de empleados de Google han firmado una carta de protesta debido a que la tecnológica ha mantenido en secreto el desarrollo de una versión censurada de su navegador de búsqueda para China.

En la carta, que fue obtenida por The New York Times (NYT), los empleados piden a Google mayor transparencia para entender las consecuencias éticas de su trabajo, así como consideración de los derechos humanos involucrados.

Los empleados argumentan que el monitoreo de internet y la colaboración con el gobierno chino son usados para sofocar a las voces disidentes de China y señalan que pone en riesgo la información personal de los activistas.

También solicitan a la tecnológica que les permita participar en revisiones éticas de los productos de la empresa, designar representantes externos para garantizar la transparencia y publicar una evaluación ética de proyectos polémicos.

"Para tomar decisiones éticas, los trabajadores de Google necesitamos saber lo que estamos construyendo. Ahorita no lo sabemos", indican los empleados en la carta, y añaden:

Nuestra industria ha entrado en una nueva era de responsabilidad ética: las decisiones que tomamos importan en una escala global. Sin embargo, la mayoría de nosotros solo supimos del proyecto Dragonfly a través de informes de noticias a principios de agosto.

Los informes de noticias a los que se refieren fueron publicados por The Intercept y The Information, respectivamente, a principios de este mes. Ambos medios dieron a conocer que Google está desarrollando un motor de búsqueda censurado y una aplicación de noticias censuradas para China.

El proyecto conocido internamente como Dragonfly habría comenzado desde el año pasado. La indignación de los empleados se debe a que no saben si han estado inconscientemente trabajando en el navegador que ayudaría a China a seguir ocultando información a sus ciudadanos.

Para enfatizar aún más su alegato, los empleados recordaron lo que Sergey Brin, fundador de Google, les explicó cuando la empresa decidió irse de China en el 2010. "En algunos aspectos de la política [del gobierno], particularmente con respecto a la censura, con respecto a la vigilancia de los disidentes, veo algunas características del totalitarismo", señalan en la carta, y agregan:

Que la decisión de construir Dragonfly se hiciera en secreto, y progresara incluso con los Principios de IA establecidos, deja en claro que los Principios por sí solos no son suficientes. Necesitamos urgentemente más transparencia, un asiento en la mesa y un compromiso con procesos claros y abiertos: los empleados de Google necesitamos saber qué estamos construyendo.

No es la primera vez que los trabajadores de Google se unen para protestar en contra de una decisión de la compañía. El pasado mes de abril, más de 3.000 empleados de la tecnológica en Estados Unidos enviaron una carta abierta al CEO de la compañía, Sundar Pichai, para pedirle que cesara la colaboración con el Gobierno estadounidense en el llamado Proyecto Maven, un programa del Pentágono que usa inteligencia artificial para mejorar el armamento. En junio, Google anunció que no renovaría su contrato con el Pentágono para dicho proyecto.

👇 Más en Hipertextual