Los ordenadores vuelven a estar de moda. O, al menos, vuelven a mostrar un atisbo de recuperar el ritmo de ventas que se había perdido en los pasados años. Así los revelan sendos análisis de las firmas IDC y Gartner, que ponen en relevancia un crecimiento en la adquisición de los mismos que no se había dado en los pasados seis años.

Los estudios de mercado realizados afirman que en el segundo trimestre del año en curso el mercado de ordenadores ha experimentado un aumento de entre el 1,4 y el 2,7 % respecto al mismo periodo del año anterior. La diferencia del resultado radica en la decisión de incluir o no como PC, dependiendo del análisis, diferentes variantes de los mismos como las tabletas con teclado o los Chromebooks. Esto es significativo, pues los principales fabricantes se están esforzando mucho durante los últimos tiempos en lanzar alternativas al concepto de ordenador tradicional que se tiene hasta el momento para ofrecer diferentes soluciones centradas en la portabilidad.

A pesar de esto, es notorio que en Gartner (quienes dan el dato del 1,4 % de crecimiento y donde no han contado en el análisis ni Chromebooks ni iPads) afirmen que la principal fuente de ventas que ha producido este incremento es el mercado empresarial, reforzando la idea de que estas máquinas continúan teniendo relevancia, pero quedando cada vez más relegadas a los profesionales.

El crecimiento de la comercialización de PCs en el segundo trimestre de 2018 estuvo impulsado por la demanda en el mercado empresarial, que se vio contrarrestado por la disminución de los envíos en el segmento de consumo.

No se puede hablar de tendencia

Que las ventas hayan aumentado, eso sí, no significa que se pueda hablar aún de una tendencia alcista que se pueda sostener a largo plazo. Los factores que mueven el mercado son muchos y habrá que esperar a ver el comportamiento en sucesivos trimestres para determinar si realmente la industria puede congratularse o, por el contrario, se ha tratado solo de una alegría pasajera.

Una industria, por cierto, donde los que más deben alegrarse son los 5 fabricantes líderes del sector, ya que son ellos los que han acaparado prácticamente el 80 % de estas ventas durante el mencionado segundo periodo trimestral del año. Empresas que no son otras que HP, Lenovo, Dell, Apple y Acer, siendo la asiática Lenovo la que más crecimiento ha experimentado de un año a otro (entre un 10 y un 11 %) y la norteamericana Apple la que menos (entre un 0,1 y un 3 %).

Unas cifras que, en este último caso, sirven para alabar la cada vez más extensa oferta de Lenovo y la necesidad imperante de Apple por ofrecer una renovación a su gama de terminales que sirva para atraer de nuevo al consumidor. Renovación que comenzó ayer con la actualización de los MacBook Pro con Touch Bar y que continuará después de verano con la llegada de nuevos y económicamente atractivos modelos.