Tras un mes de competición, la Copa del Mundo de la FIFA llegó a su fin. Les bleus se hicieron con el ansiado trofeo; Alemania se quedó en la fase de grupos; Brasil cayó en cuartos; España y México volvieron a casa tras el partido de octavos; y tanto Bélgica como Croacia dieron la sorpresa llegando a semifinales y final del torneo.

Tan atípico y sorprendente ha sido el cuadro final del Mundial de Rusia que ningún estudio previo al torneo pudo predecir los resultados que acabaríamos viendo en el mismo. El más popular de todos —elaborado por varias instituciones académicas y basado en más de 100.000 simulaciones—, sólo pudo acertar algunos encuentros de los octavos de final.

Tras 100.000 simulaciones, este era el cuadro más probable.

Concretamente, consigue dar en el clavo con el Uruguay-Portugal, el España-Rusia, y el Colombia-Inglaterra. En el resto de partidos, solo logra acertar uno de los participantes.

La inteligencia artificial escogió ocho equipos para pasar a cuartos de final, pero solo acertó la mitad: Francia, Brasil, Bélgica e Inglaterra. Juzgando en retrospectiva, destaca la inclusión de Alemania en la fase de cuartos —su caída en la fase de grupos fue algo inesperado para la, por aquel entonces, vigente campeona del mundo—.

Ya en semifinales, el cuadro dibujado por la inteligencia artificial nada tuvo que ver con el real. Tan solo Francia cumplió la ¿profecía? Brasil, España y Alemania fueron reemplazadas por Bélgica, Croacia e Inglaterra.

En la final, la inteligencia artificial no tuvo nada que hacer. Su predicción fue un Brasil-Alemania, pero finalmente resultó en un Francia-Croacia. La selección croata, según el análisis estadístico del estudio, solo tenía un 6% de posibilidades de llegar a la final del mundial. Francia, por su parte, tenía un 20,8%.

Revisando las probabilidades estimadas de alcanzar las diferentes etapas de la Copa del Mundo, España lideraba la tabla con un 28,9% de posibilidades de llegar a la final del torneo. Le seguía Alemania con un 26,3%, Brasil con un 21,9% y Francia con un 20,8%.

Otros estudios similares, como el elaborado por el banco UBS, también situaban a Brasil, Alemania y España como las tres principales favoritas del torneo. Sin embargo, ninguna de ellas pasó de cuartos de final.

Las predicciones de los diferentes estudios no carecían de datos ni de un modelo fiable. Para “entrenar” a los algoritmos, se llegaron a utilizar los datos de las últimas cuatro copas del mundo; pero eso no fue suficiente para prevenir el gran margen de error mostrado a lo largo de la Copa del Mundo.

Factores secundarios como el arbitraje, el estado mental de los jugadores o decisiones inesperadas como la destitución de Julen Lopetegui a menos de 48 horas de comenzar la Copa del Mundo tienen un impacto significativo en los resultados de los encuentros —un impacto que, según la metodología aplicada, no se llegó a tener en consideración en las predicciones—.

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.