Como si de una telenovela se tratase, uno de los personajes del año acaba de volver a ponerse en la primera línea de acción. Anthony Levandowski, el germen de una de las mayores batallas entre dos tecnológicas, vuelve con algo que podría estar directamente vinculado a su anterior puesto de trabajo.

Poniendo un poco la historia en situación, Levandowski comenzó su carrera como emprendedor en ciernes. Poco después, pasó a formar parte de las filas de Google en el campo de la ingeniería para crear el futuro coche autónomo. Uno de los creadores de la tecnología LiDAR, que fue también considerado un traidor a la enseña. Levandowski terminó abandonando Waymo, la firma de coches autónomos de Google, para marcharse directamente a las filas de Uber junto al polémico Kalanick. Sobre la mesa, una duda que hasta hoy permanece: ¿filtró el ingeniero de Google todos los conocimientos de tecnología autónoma a Uber? Esta misma pregunta termino con ambas compañías en los tribunales; un supuesto robo de patentes que se resolvió con Levandowski despedido y un acuerdo millonario en que se formalizó con el pago de una participación del 0,34% de Uber a Waymo; lo cual supone una cantidad de 245 millones de dólares. Meses más tarde, la buena sintonía entre ambas tecnológicas empezó a notarse e, incluso, se abría la posibilidad de llegar a un acuerdo de investigación conjunta en lo que a coches autónomos se refiere.

Independientemente del futuro de ambos gigantes tecnológico, el punto está en el futuro del ingeniero. Desaparecido desde su despido en Uber, la realidad es que podría haber estado inmerso en un proyecto muy ambicioso. Según ha podido saber Techcrunch, Levandowski estaría detrás de una nueva startup alojada en las cálidas costas de Silicon Valley: Kache.ai. Aunque el nombre no dice mucho al respecto de la actividad de la compañía, esta podría estar dedicada a la creación de tecnología para coches autónomos. Lo cual tiene sentido por el currículo del ex ingeniero de Uber y Google. La web de la misma solo muestra, de momento, unas montañas y el nombre de la empresa. Sin embargo, hasta hace no mucho, se podía ver un camión y un mail de contacto en el que se insinuaba la posibilidad de que la nueva creación de Silicon Valley estaría relacionada con el vehículo autónomo.

Creada hace siete meses e California, Kache.ai se encuentra en pleno proceso de contratación de todo tipo de perfiles. Especialmente ingenieros y expertos en inteligencia artificial. Sin embargo, lo curioso de esta historia es cómo se ha vinculado Levandowski a la propia compañía. Registrada en un primer momento a nombre de Thomas S. Lee Jr., actual presidente de la compañía, esta pasó a estar a nombre de la madrastra del ingeniero: Suzanna Musick. Una empresaria vinculada al mundo de las compañías tecnológicas y, lógicamente, familiar del ingeniero.

El propio Levandowski quedaría fuera del círculo de Kache.ai, aunque según ha podido saber el medio norteamericano, fuentes cercanas afirman que es el creador en la sombra. ¿Por qué permanecer oculto? No está claro cuál fue el acuerdo que firmó Levandowski a su marcha de Uber o si simplemente ha querido permanecer entre bambalinas esperando que pase la tempestad, pero la realidad es que el ingeniero más famoso de Silicon Valley aún tiene mucha historia por delante.