Después de haber cumplido los 42 días reglamentarios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sin nuevos contagios, el Gobierno de la República Democrática del Congo (RDC) ha declarado el fin de la epidemia de ébola.

El brote fue dado a conocer el pasado 8 de mayo. Desde entonces, se han registrado 38 casos confirmados y otros 16 probables. La epidemia cobró la vida de 33 personas, de las cuales solo 17 dieron positivo para ébola hasta ahora.

"Tras un periodo de observación de 42 días sin ningún caso nuevo confirmado registrado, y según la reglamentación sanitaria internacional, declaro a partir de hoy, 24 de julio del 2018, el fin de la epidemia de ébola en la provincia de Ecuador", anunció el ministro congoleño de Salud, Oly Ilunga.

Una respuesta rápida

El Gobierno congoleño atañe el fin del brote a una rápida respuesta de las autoridades sanitarias internacionales y de toda la gente que ayudó a contener el brote. La OMS dio 2 millones de dólares de su Fondo de Contingencia para Emergencias, desplegó un equipo para aumentar la capacidad en el campo y activó un sistema de gestión de incidentes de emergencia.

Además, por primera vez desde que comenzó la epidemia se utilizó la vacuna experimental rVSV-ZEBOV, la cual ya había sido probada en Guinea Conakri durante la epidemia de 2014 a 2016. En total, 3.199 personas recibieron esta vacuna contra el ébola, según confirma Médicos Sin Fronteras.

Este ha sido el noveno brote de ébola que surge en la RDC. A diferencia de los pasados, en esta ocasión se presentó en cuatro ubicaciones separadas en la provincia de Ecuador: Mbandaka, Bikoro, Itipo e Iboko.