Cuando Roku llegó a México en 2016, su intención era conquistar el mercado de la misma manera que lo hizo en Estados Unidos. El aparato que convierte cualquier televisión en Smart TV y que ofrece una amplia variedad de contenido tanto de pago como gratuito quiso revolucionar el streaming en el país pero se topó con una denuncia que provocó la suspensión cautelar de la comercialización y distribución del dispositivo.

Cablevision inició la guerra contra Roku alegando que ofreció sus servicios de forma pirata y que ellos no eran los únicos. La sombra de la piratería se cernió sobre la empresa estadounidense y, hasta el momento, la justicia mexicana ha decidido seguir manteniendo el veto hasta conseguir aclarar este asunto.

A casi un año de la medida cautelar que prohibió la venta de Roku, hablamos con el director de marketing (CMO) de la empresa, Matthew Anderson, sobre los retos y las oportunidades de este servicio en México.

El país se ha convertido en una prioridad para Roku y, por lo tanto, no es de extrañar que estén centrando todos sus esfuerzos en volver a comercializar su producto estrella. Este interés especial se explica en el auge del mercado del streaming. "Cuando lanzamos el producto en México se convirtió inmediatamente en uno de nuestros mercados de crecimiento más rápido. México tiene un increíble sector minorista, mucho más que otros países. El streaming es una de las áreas de mayor crecimiento en electrónica de consumo y todos ellos quieren poder vender dispositivos Roku de nuevo", explicó Anderson.

A pesar de que la comercialización y la distribución está prohibida, Roku sigue operando en el país gracias a los clientes existentes del servicio, que consta de más de 4.500 canales. Entre las opciones de contenido se encuentran plataformas como Netflix o Claro Video y la última adquisición con producciones británicas AcornTV, además de otros canales gratuitos.

Grupo Televisa puso una fecha de inicio al conflicto que provocaría que esta oferta de contenido estuviera en el punto de mira por la piratería. Según las acusaciones, el dispositivo ofrecía contenido de manera gratuita cuando se trataba de un servicio de pago. "Esperamos Roku haga ajustes en su software, como lo hacen otras plataformas de distribución de contenidos en línea, para que no se convierta en el aparato preferido por violadores de normas nacionales e internacionales en materia autoral", señaló la compañía mexicana en el momento de la denuncia.

Pero, según Roku, luchar contra la piratería es precisamente lo que han estado haciendo y el eje central de sus políticas.

Plan de ataque

Desde que la piratería fue la piedra en el zapato para el éxito de la compañía estadounidense en el país vecino, un equipo empezó a desarrollar medidas para hacerle frente y, en este momento, "tenemos una de las políticas más fuertes contra la piratería", según el gerente de marketing.

En entrevista con Hipertextual, Matthew Anderson destacó que, en la mayoría de los casos, la estrategia está basada en reaccionar a la piratería. Si un usuario identifica un contenido ilícito, lo notifica a la empresa y esta se encarga de eliminarlo. Sin embargo, Roku ha intentado ir más allá para conseguir adelantarse a los creadores de canales piratas.

Descubrimos que teníamos que ser más agresivos mediante el desarrollo de herramientas de software que detectan automáticamente la piratería. Para ello, usamos un software muy sofisticado para detectar piratería y adelantarnos a eliminar este contenido. Contamos con herramientas de aprendizaje automático para saber si se trata de un canal pirata y lo eliminamos.

La clave de esta metodología basada en Machine Learning responde a los comportamientos de muchos delincuentes que crean plataformas de contenido pirata. Cuando una de estas es identificada y eliminada, vuelven a desarrollar una nueva. La estrategia de Roku consiste en anticiparse a estos movimientos para detectar de antemano los nuevos canales creados de manera ilícita.

Estas medidas ya han sido tomadas por Roku tanto en México como en los otros países en los que están presentes y uno de los fenómenos tras la implementación de esta política ha sido un aumento del contenido legal a medida que el ilícito es eliminado. El CMO destacó que esta es una buena noticia tanto para la empresa como para las plataformas de streaming por la buena respuesta de los usuarios que demuestra que "si les damos alternativas, escogen opciones de streaming legales".

El desafío legal

Las políticas parecen ir por buen camino pero, por el momento, no han tenido la consecuencia esperada para acabar con el veto. Ninguna autoridad ha declarado que el dispositivo que convierte cualquier televisión en una Smart TV sea ilegal, aunque la medida cautelar ha puesto de relieve que siguen existiendo dudas sobre los servicios que ofrece la empresa estadounidense.

Roku sostiene que cuenta con todos los permisos para operar en el país y que la decisión tomada por el Poder Judicial tiene repercusiones negativas para los consumidores, los minoristas y para el contenido que puede ser distribuido. "Esperamos que cuando el tribunal revise toda la información, puedan analizar la situación y levantar la prohibición", señaló Anderson.

Creemos que los hechos están de nuestro lado. No somos la causa de la piratería en México y estamos luchando contra ella de la manera más enérgica.

En el hipotético caso de que el veto sea levantado, la compañía pretende empezar un plan de marketing para anunciar que el dispositivo puede volver a ser comercializado, además de contactar con plataformas mexicanas e internacionales para que se unan a la oferta de contenido.

Dentro de esta estrategia, una de las prioridades será explicar con detalle en qué consiste el servicio. "No todos entendieron nuestro negocio cuando lo lanzamos y eso podemos hacerlo ahora".

El futuro del streaming y de Roku en México

Roku ha conseguido, a través de su modelo de negocio, alrededor de 20 millones de clientes alrededor del mundo. El streaming ha sido y pretende seguir siendo el eje central de la empresa y, más allá de lo que han conseguido hasta ahora, la apuesta es seguir creciendo en este sector.

Matthew Anderson señaló que el negocio del streaming todavía está en una fase temprana de crecimiento y que muchas personas no saben todas las ventajas que puede proporcionar. Además de aumentar las ofertas para intentar posicionarse y de luchar contra la piratería, Roku tiene a nivel global una visión de futuro sobre lo que vendrá en el streaming y cómo aprovecharse de ello.

"Es casi extraño que tantos dispositivos se hayan conectado a internet y que el televisor haya sido uno de los últimos en hacerlo. Lo que sucede ahora es que cada semana millones de televisores obtienen conexiones directas a internet", argumentó el CMO de Roku en entrevista.

En este contexto, la visión de futuro está basada en que en todos los televisores le entrarán al streaming en algún momento, así como los anuncios televisivos. La clave, explicó Anderson, es que todos puedan beneficiarse de esto, tanto los productores de contenido como las compañías de televisión.

En este posible cambio, Roku quiere subirse al carro y aumentar las apuestas con colaboraciones que faciliten el acceso al contenido local. En México, la empresa está buscando alianzas con proveedores de servicios de internet (ISP) y canales de televisión de pago para que, en el caso de que los problemas legales pasen a la historia, pueda seguir fomentando el mercado. Porque México, a pesar de todo, sigue siendo una prioridad para Roku y está dispuesto a demostrar que no es la causa de la piratería y que su servicio puede traer muchos beneficios.