Todavía no sabemos a ciencia cierta cuáles son los planes de Apple para el coche, al menos para todo aquello que vaya más allá del modelo actual de CarPlay, pero sabemos que la compañía está trabajando fuertemente en esa industria, con voces apuntando al desarrollo de un coche propios y otras a una plataforma universal que los fabricantes podrán integrar en sus coches y que tendría mucho que ver con dotar a estos de capacidades autónomas.

No obstante, hay algunas pistas que nos pueden indicar por donde van los tiros respecto a la entrada de Apple en el mercado del coche. ¿Lo último? Una nueva patente de Apple, reportada por 9to5mac, indica que Apple estaría trabajando en una tecnología para terceros, no tanto para su propio modelo de coche autónomos. En este sentido, las ambiciones de la compañía es poner en marcha una tecnología lo más inteligente posible, tanto que no haga falta indicarle al coche cual es el destino.

Y es que la patente de Apple publicada recientemente, describe una serie de métodos diferentes que podría usar un automóvil autónomo sin conductor para averiguar exactamente a dónde quiere ir su dueño... sin necesidad que este se lo indique de forma activa.

La patente de Apple describe este nuevo sistema como 'señales de intención', un sistema con el que el propietario utilizaría un volante indirecto o un joystick para dirigir el automóvil. En este caso, el volante no estaría conectado mecánicamente al automóvil, sino que guiaría los componentes electrónicos en la dirección correcta, aunque lo diferencial de la patente son los: métodos indirectos:"Me gustaría comprar algunas plantas para mi jardín" y que el coche vaya a una tienda minorista de jardinería, por ejemplo.

De momento no es más que una patente, pero puede indicar el camino a seguir por Apple para su visión de futuro respecto al coche autónomo, y es sin duda uno de los puntos más interesantes, basados en la intención y el contexto que hemos visto hasta ahora, basados generalmente en ir del punto A al punto B.