Dos días. Ese es el tiempo que TIDAL ha mantenido la exclusiva de Everything is Love, el nuevo álbum conjunto de Jay-Z y Beyoncé.

El nuevo trabajo de The Carters ya puede reproducirse en Spotify y Apple Music, las dos plataformas de streaming de música más populares del mundo. Eso sí, aquellos abonados a la plataforma sueca, tendrán que tener una suscripción premium activa. De lo contrario, tendrán que esperar dos semanas más –hasta poder reproducir el nuevo álbum–.

El movimiento implica, para todas las partes, mucho más de lo que parece.

El movimiento, más allá de dónde escuchar el nuevo álbum, es realmente importante para Jay-Z, Beyoncé, TIDAL y el futuro de Spotify por diversas razones:

  • TIDAL no despega, y Jay-Z acaba cediendo. En los últimos años, tanto Jay-Z como Beyoncé han limitado sus trabajos a la plataforma TIDAL (de la que son copropietarios). Que la pareja haya decidido sacar este nuevo álbum fuera de su feudo es un síntoma inequívoco de falta de éxito. Esto se suma, además, al bajo crecimiento en suscriptores y a diversas polémicas acontecidas en torno a la plataforma.

  • Los nuevos acuerdos de Spotify, funcionan. Que Spotify limite la disponibilidad de este nuevo álbum a los usuarios premium –durante esta semana– tiene una explicación: los nuevos acuerdos sellados con las discográficas les permiten hacerlo. Con ello pretenden incrementar el número de usuarios premium y contentar a artistas y discográficas (que podrán monetizar mejor sus contenidos).