¿Y si no hubiera ventanas en los aviones? Quizá sea una pregunta extraña debido al concepto que tenemos de las aeronaves comerciales en la actualidad, pero lo cierto es que Emirates Airlines ya lleva un tiempo cuestionándose si no sería mejor suprimir estas por completo de sus aviones.

En su lugar, los pasajeros no se encontrarían con la cabina sin orificios que se apreciaría desde el exterior, sino que donde actualmente se encuentran las ventanas estarían incorporados unas pantallas que harían las veces de estas retransmitiendo unas imágenes captadas por cámara en tiempo real. Tim Clark, presidente de Emirates, se adelanta a lo que muchos puedan pensar y no deja lugar a los cuestionamientos, afirmando que la calidad obtenida con este sistema es "muy buena, mejor que con la vista natural".

Este tipo de ventanas no son una novedad, pues ya llevan tiempo probándose de manera aislada en algunos de los aviones de la compañía. Los resultados parecen estar siendo tan buenos que ahora quieren extenderlo y conseguir suprimir del fuselaje en un futuro la totalidad de las ventanillas. No obstante, la razón de este movimiento no radica en ofrecer unas mejores vistas a los pasajeros.

Menos ventanas, mejor rendimiento

El motivo de querer suprimir las ventanas se encuentra en los beneficios que podría aportar a los aviones de la aerolínea en múltiples áreas. Eliminarlas supondría, según afirmaba Clark a la BBC, aviones más seguros debido a que no contarían con la debilidad estructural que ocasionan los agujeros realizados para las ventanas, además de hacer que fueran más ligeros, rápidos y consumieran menos combustible.

Quizá muchos no sean tan optimistas como el presidente de Emirates y no compartan su visión sobre la supresión de las ventanas en un entorno que ya es en la actualidad agobiante y claustrofóbico para muchos. Contar con la sugestión de realmente no tener ninguna visión real del exterior podría empeorar el panorama para estas personas. También están aquellos que señalan que la tripulación debe poder ver el exterior en todo momento en caso de, por ejemplo, surgir una emergencia, aunque desde la Agencia Europea de Seguridad Aérea aseguran que no ven "ningún desafío específico que no se pueda superar para garantizar un nivel de seguridad equivalente al de una aeronave equipada con ventanas en la cabina".