En la carrera de la conducción autónoma, General Motors (GM) ha decidido echar toda la carne al asador.

El fabricante estadounidense de vehículos ha anunciado este miércoles 6 de junio que, para 2020, todos los modelos Cadillac contarán con su sistema de conducción semiautónoma Super Cruise, según ha informado TechCrunch.

GM también anunció que, después de 2020, empezará a implementar este sistema en coches de otras de sus marcas, como Chevrolet, GMC y Buick.

Posteriormente, para 2023, lanzará un nuevo crossover que contará con comunicaciones de vehículo a todo (V2X, por sus siglas en inglés). Eso significa que se podrá comunicar con otros coches, infraestructura y dispositivos.

¿Qué puede hacer el sistema Super Cruise?

Lanzado este año, este sistema de conducción semiautónoma solo está disponible hoy en día en el Sedan CT6 en los Estados Unidos. Super Cruise es la respuesta de GM a la competencia del Autopilot de Tesla.

Para empezar, cabe destacar que este sistema solamente funciona en autopistas, es decir, no en ciudades o poblados. En concreto, es capaz de controlar la dirección y la velocidad del coche.

El sistema de Super Cruise funciona a través de sensores que están integrados al vehículo y usa datos de mapas y GPS. Para ello, GM contrató a la startup GeoDigital, la cual hizo el mapeo de 257.495 kilómetros (160.000 millas) de carreteras en los Estados Unidos y Canadá.