OpenAI, compañía fundada en 2015 por Elon Musk y Sam Altman, anunció que su inteligencia artificial ya es capaz de derrotar a equipos de humanos en el popular Dota 2, uno de los juegos competitivos con mayor audiencia en la actualidad. En agosto del año anterior, el bot creado por OpenAI ya había dado sus primeros pasos en el popular juego, enfrentándose contra humanos en partidas 1 vs. 1 y obteniendo triunfos que en aquel momento causaron un asombro significativo entre la comunidad de jugadores.

Si bien este modo de juego ya era todo un reto para la inteligencia artificial, no ha sido hasta este momento que se ha podido crear un equipo de bots capaz de enfrentarse y ganar a cinco humanos en las partidas tradicionales de Dota 2 (5 vs. 5), donde la planeación, el trabajo coordinado y el aprovechamiento de las distintas clases disponibles son algo esencial para poder conseguir la victoria. Es precisamente por estos factores que lo conseguido por OpenAI tiene mucha relevancia.

Los humanos que participaron en las partidas no son jugadores profesionales de Dota 2, sin embargo, la compañía responsable llevará los bots al campeonato mundial del juego para poder someterlos a retos de mayor dificultad. El evento se celebrará del 20 al 25 de agosto en Vancouver, Canadá, donde habrá 24 millones de dólares en disputa.

OpenAI entrenó a sus bots enfrentándolos contra ellos mismos. Este método muy común en machine learning para forzar el aprendizaje por medio de prueba y error. De esta manera, la IA logró acumular un aproximado de 180 años de aprendizaje cada día de entrenamiento, el cual se extendió durante varios meses. Un logro que por supuesto no puede realizar ningún humano. Durante una partida, cada bot debe elegir entre 1000 posibilidades de actuar en menos de un segundo. Una partida de Dota 2 dura aproximadamente 45 minutos.

En OpenAI señalan que a su inteligencia artificial le tomó un par de horas aprender los conceptos y habilidades básicas del juego. Una persona que pretenda convertirse en profesional debe emplear entre 12.000 y 20.000 horas. Esto significa que los bots aprenden en un día lo que un humano tardaría en 100 vidas.

Para lograr todo lo anterior, OpenAI utiliza los servicios de Google Cloud, donde ocupa 128.000 procesadores convencionales y 256 procesadores gráficos. Eso nos hace imaginarnos la gran cantidad de información que se procesa cada segundo.

Aunque estos experimentos han iniciado en el sector de los videojuegos, en OpenAI señalan que su principal motivación es que su inteligencia artificial comience a resolver problemas complejos de la vida real en el futuro próximo. Por ejemplo, gestionar la infraestructura de transporte de una ciudad.

Si tienes la simulación de un problema y puedes ejecutarla a una escala lo suficientemente grande, no hay barrera para lo que puedes hacer con esto.

Lo logrado por esta inteligencia artificial es un gran avance. Sin embargo, será hasta agosto del presente año cuando podremos observar si los bots están preparados para competir en un ambiente profesional. OpenAI sigue trabajando para tener su inteligencia artificial lista para el evento.