Los más veteranos recordarán cómo nos las teníamos que ingeniar para compartir un documento o archivo con un disquete de menos de 3 MB.

Con el tiempo vinieron los DVD regrabables, las tarjetas SD y, finalmente, los stickers USB o pendrives, que permiten compartir varios gigas de archivos.

Internet también ha facilitado mucho esto, y gracias a las conexiones de fibra óptica y a servicios como Drive, Dropbox o Mega, es posible subir a la nube documentos, vídeos o fotografías para compartir y enviar a nuestros contactos.

Pero, como siempre, enviar archivos en la nube tiene un límite, el tamaño del fichero en cuestión. Para superar el límite gratuito o por defecto, es obligatorio pasar por caja.

Con el tiempo han surgido alternativas como WeTransfer o AnySend cuyo límite es menor.

Y, finalmente, tenemos Smash, que permite enviar archivos sin límites de tamaño. Literalmente.

Anónimo e ilimitado

Las principales bazas de Smash son que no requiere registro para usarlo. Simplemente arrastras el archivo desde Finder de macOS o desde el Explorador de Windows y lo sueltas en el icono de Smash en su página oficial.

Y, lo que más llama la atención, es que no hay límite de tamaño en el archivo a enviar ni en el número de ficheros.

Por lo demás, Smash ofrece vista previa de imágenes, vídeos y audios para cerciorarte que el archivo en cuestión es el que quieres descargar. La vista previa funciona tanto en computadoras de escritorio como en dispositivos móviles.

Dos sabores a elegir

Obviamente, los responsables de Smash no viven del aire. De ahí que, además de la opción gratuita tengamos disponible una de pago que, mediante suscripción mensual o anual nos permite guardar los archivos en su servidor durante un año, obtener un historial de descargas, informe de la cantidad de descargas y prioridad en los envíos.

Por otro lado, la versión Premium de Smash sirve también para compartir archivos con una página personalizada con nuestro propio logotipo y fondo, muy práctico si quieres usar Smash para tu empresa o negocio.

Incluso es posible manejar Smash en equipos de trabajo para compartir la subida de archivos, el historial y las estadísticas entre tres o más personas.

¿Es seguro?

Bueno, bonito y ¿seguro? Los responsables de Smash cuentan con cifrado SSL/TLS en su servicio. Por otro lado, utilizan servidores dedicados de Amazon Web Services en Estados Unidos.

En cuanto a los archivos, se eliminan automáticamente tras un breve periodo de tiempo (en el modo gratuito) y las cookies asociadas se eliminan a los 13 meses de ser creadas.

Desconozco si la velocidad de descarga entre la versión gratuita y de pago es muy dispar. Sea como fuere, el servicio es ágil y rápido, teniendo en cuenta el tamaño del archivo y la velocidad de nuestra conexión.

Y si te molesta la seguridad del envío, siempre puedes cifrarlo previamente y enviarlo ya cifrado más adelante.

👇 Más en Hipertextual