Después de los Galaxy S9 y S9+, presentados en el habitual baño de masas del que a Samsung le gusta presumir durante el pasado Mobile World Congress, el próximo gran terminal de la línea premium de la compañía es el Galaxy Note 9. La singular apuesta, fiel al formato phablet y al stylus, se repetirá este año y, probablemente, antes de lo que esperábamos.

Si el actual Galaxy Note 8 se presentó el día 23 de agosto, la compañía surcoreana podría tener planes diferentes para el modelo de este año, que llegaría en pleno verano. Según The Korea Herald, fuentes cercanas a la industria apuntan a un lanzamiento en el mes de julio, algo que permitiría marcar más la distancia con Apple, su rival acérrimo que presentará sus nuevos teléfonos en septiembre.

Aunque no hay muchos detalles al respecto, esta información llega tras saberse que la producción de unas pantallas OLED de 6,38 pulgadas (ligeramente más grandes que las del Note 8) por parte de Samsung estaría llevándose a cabo desde el mes de abril, dos meses antes de lo habitual.

Más inteligente, pero sin demasiadas sorpresas

Todo apunta a que el Galaxy Note 9 mantendrá su apariencia en gran medida, tal y como hemos visto con la gama S. En un principio se había especulado con la posibilidad de que este fuera el primer dispositivo de la compañía en incluir el sensor de reconocimiento de huellas dactilares bajo la pantalla, algo que ya parece haber sido descartado y reprogramado para el S10, un smartphone del que se espera un cambio más drástico que el visto este año.

El Galaxy Note 9, según ha sido confirmado desde la compañía, vendrá con Bixby 2.0, la versión renovada de su asistente virtual que llegará con la esperanza de poder ser lo que la primera versión no ha sido: algo de mínima utilidad para el usuario. Gracias a sus nuevas funciones, que incluirán el reconocimiento de voz o una conversación más natural, entre otras, debería ser capaz de ofrecer ese salto cualitativo que se espera en teléfonos de alta gama, lo cual no hemos podido ver hecho realidad hasta el momento.