Intel Corp. ha anunciado este jueves que su subsidiaria de conducción autónoma Mobileye, con sede en Israel, ha comenzado a probar 100 coches autónomos en la ciudad de Jerusalén.

El plan de la empresa es desplegar la flota en los Estados Unidos y otras regiones en los próximos meses, compartió el CEO de Mobileye, Amnon Shashua, en una publicación en el blog de la compañía. Posteriormente, el objetivo es desplegar los coches autónomos en carreteras para el año 2021.

Con estas pruebas, esperan comprobar que sus vehículos autónomos son 1.000 veces más seguros que los conductores humanos. El motivo de haber elegido la ciudad israelí para las pruebas, además de tener ahí su sede, es demostrar que la tecnología puede funcionar en cualquier geografía y bajo todas las condiciones de manejo.

Intel Corporation

"Jerusalén es famosa por la conducción agresiva" y no siempre tiene carreteras claramente marcadas, señaló el ejecutivo. "No se puede tener un coche autónomo que viaje a una velocidad excesivamente prudente, congestionando el tráfico o que pueda causar un accidente", ahondó al respecto, y añadió:

Debe conducir asertivamente y tomar decisiones rápidas como un conductor local.

Los coches autónomos de Intel y Mobileye cuentan con 12 cámaras que crean una vista 360º del entorno, de las cuales 8 tienen fines de visualización de largo alcance y otras 4 sirven para estacionarse. Además, en las próximas semanas se les agregará un radar y tecnología LIDAR, que servirá para medir la distancia entre un sensor y un objeto mediante ondas electromagnéticas.

"La fase de solo cámara es nuestra estrategia para lograr lo que llamamos 'verdadera redundancia' de detección", explicó Shashua. "La verdadera redundancia se refiere a un sistema de detección que consta de múltiples sistemas de detección diseñados por ingeniería independiente, cada uno de los cuales puede soportar una conducción completamente autónoma por sí mismo".

Por otro lado, Mobileye ha firmado un contrato con un fabricante de automóviles con sede en Europa para suministrar ocho millones de sus automóviles, informó Reuters este 17 de mayo. Entre los socios de vehículos actuales de la compañía se encuentran General Motors, Nissan, Audi, BMW, Fiat Chrysler, Honda y Nio.