Google Pay —antes conocido como Android Pay— es un sistema de pagos móviles para teléfonos con el sistema operativo Android. Fue presentado en 2015, aunque a España no llegó hasta verano de 2017.

Para hacer uso del servicio, es imprescindible contar con un teléfono con tecnología NFC y una tarjeta emitida por una entidad bancaria compatible. En España, los bancos que ya trabajan con este sistema son:

  • BBVA.
  • Openbank.
  • N26.
  • American Express.
  • Tarjetas de prepago de Correos.
  • Edenred Ticket Restaurant.

Cómo configurar una tarjeta en Google Pay

Para configurar el sistema Google Pay, el cliente tendrá que descargar la aplicación correspondiente desde Google Play Store. En algunos modelos modernos —como los Pixel—, esta viene preinstalada en el equipo. En otros, en cambio, será necesario proceder a la descarga de forma manual.

Una vez completada la instalación, el cliente tendrá que tomar su tarjeta física y mostrarla ante la cámara del teléfono. Este la escaneará y leerá los datos asociados de forma automática (número de tarjeta, fecha de caducidad, etc.). Tras este proceso se solicitará el CVV (código de seguridad ubicado en la parte trasera de la tarjeta), se mostrarán las condiciones del servicio y se confirmará la operación mediante un código enviado por SMS al titular de la tarjeta.

Dónde y cómo puedo utilizar Google Pay

Google Pay se puede utilizar en establecimientos físicos con un terminal de venta compatible con la tecnología NFC. En España, la mayoría de los TPV emitidos a los comercios cuentan con este sistema en su interior, por lo que la aceptación de Google Pay (y sistemas similares) es bastante elevada.

¿Cuándo es compatible un TPV con la tecnología NFC / contactless? Generalmente cuando tiene el logotipo de Google Pay / Apple Pay o el de los cuatro arcos de circunferencia.

Para procesar el pago, basta con desbloquear el teléfono mediante un método biométrico y acercarlo al TPV compatible. El dispositivo vibrará y la compra se habrá procesado correctamente. Cero fricción.

Google Pay también se puede utilizar como método de pago en aplicaciones y páginas web. Algunos ejemplos son Zara, Deliveroo y Uber, que ya ofrecen esta modalidad de pago a todos sus clientes con un teléfono Android.

¿Es seguro Google Pay?

Shutterstock

Tomando como base que el usuario hace un uso responsable y seguro del teléfono, sí, añadir tarjetas de crédito y débito a Google Pay es seguro.

Es, probablemente, más seguro que las tarjetas físicas.Para verificar la transacción, el teléfono utiliza la huella dactilar del propietario, un método más seguro que el tradicional código numérico de las tarjetas físicas.

Para preservar la privacidad, Google Pay genera números de tarjeta virtuales. ¿Qué significa esto? Que las transacciones no se realizan con el número real de la tarjeta, sino con uno ficticio. De esta forma, el comerciante no tiene acceso a la información real, el riesgo de fraude se reduce y la privacidad del usuario se preserva.