Hace 13 años que falleció John DeLorean, creador en 1973 del icónico deportivo y "máquina del tiempo" de Volver al Futuro (1985) que lleva su nombre. No obstante, hoy en día su viuda sigue luchando por las regalías del que podría considerarse el coche cinematográfico más famoso.

Si bien Universal Pictures ha estado pagando regalías por el uso de la imagen del automóvil, Sally DeLorean alega que no ha recibido un "pago sustancial" por parte del estudio. Por tal razón, quiere que un juez federal en Nueva Jersey (Estados Unidos) decida a quien se le debe pagar conforme a un acuerdo que permitió a Universal Pictures usar la imagen del vehículo de la exitosa trilogía.

En 1989, Universal Pictures hizo un trato con el fundador de la empresa autora del modelo, DeLorean Motor Company (DMC), para que el estudio pudiera exhibir el automóvil en su publicidad y merchandising.

Según una copia del acuerdo, publicada en Scribd por el redactor Eriq Gardner, el ingeniero y empresario pactó que recibiría 5% de los ingresos netos de cualquier merchandising y acuerdos comerciales que usaran la máquina del tiempo DeLorean como un componente clave.

Desde entonces, Universal había estado pagando a lo largo de los años por el derecho de uso de la imagen del automóvil de Volver al Futuro. Sin embargo, dejó de pagar las regalías cuando murió John DeLorean en 2005. Una fotografía suya se muestra a continuación:

DeLoreanDirectory.com/Flickr

En octubre de 1982, John DeLorean fue arrestado por cargos de tráfico de drogas y, en diciembre de ese mismo año, la DeLorean Motor Company se fue a la bancarrota. DMC fue restablecida en 1997 por el empresario estadounidense Stephen Wynne, actual propietario de la compañía, al abrir una nueva sucursal en Texas (Estados Unidos). Actualmente sigue produciendo réplicas personalizadas y hechas a la medida del icónico automóvil DeLorean.

El meollo del asunto, según informa The Hollywood Reporter, radica en que el testamento de DeLorean no estipulaba las ganancias por los conceptos de derecho de autor del vehículo provenientes de su trato con Universal. Así que el estudio simplemente cesó de pagarle las regalías.

De acuerdo con la nueva demanda que Sally DeLorean ha presentado en el tribunal federal de Nueva Jersey, DeLorean Motor Company Texas ha estado recibiendo indebidamente el pago de la regalías por el uso de la imagen del automóvil.

Sally DeLorean y DeLorean Motor Company Texas (DMC Texas) ya tenían historia en el campo de batalla legal, pues la viuda había demandado a la empresa por los derechos de propiedad intelectual del vehículo. En 2015, una década después de la muerte de su esposo a los 80 años de edad, acordó con la compañía que podía usar el nombre "DeLorean", pero no le transfirió ningún derecho contractual ni mencionó el acuerdo realizado entre John DeLorean y Universal.

La demanda afirma que, alrededor del 13 de febrero de 2018, un abogado le escribió a Universal en representación del patrimonio de DeLorean para exigir el cumplimiento del pago de los derechos de autor en virtud del acuerdo de 1989 con Universal.

Para sorpresa de Sally DeLorean, la respuesta de Universal fue que un representante de DMC Texas informó al estudio que era propietaria de los derechos de autor que DeLorean pactó con Universal en 1989, por lo que exigió el pago de las regalías.

"En consecuencia a estas falsas declaraciones, Universal hizo un pago sustancial a DMC Texas de los montos adeudados al Sr. DeLorean por muchos años de regalías no pagadas", indica la querella.

Ahora, esta nueva demanda exige que DMC Texas entregue el dinero que Universal le pagó bajo el reclamo de "enriquecimiento injusto". Aunque DMC Texas no ha respondido públicamente a la demanda, la querella alega que la empresa amenazó con denunciar al patrimonio de DeLorean por interferencia ilícita, a menos que revocara su solicitud a Universal para el pago de las regalías.

👇 Más en Hipertextual