El teléfono tradicional tiene los días contados en Reino Unido. La empresa BT ha anunciado que continuará con sus planes de abandonar la red telefónica para trasladar a todos sus clientes a los servicios de telefonía IP para el año 2025.

El cierre de todos los servicios telefónicos analógicos (PSTN, por sus siglas en inglés) forma parte de los esfuerzos que la empresa realiza para hacer la transición definitiva hacia servicios digitales, las llamadas de voz basadas en internet (VoIP, por sus siglas en inglés) a través de una red de fibra.

Este jueves 19 de abril, Openreach, la división de banda ancha de BT, dio aviso del cambio a sus proveedores de comunicaciones. BT Openreach ejecuta la red utilizada por todos menos uno de los proveedores del Reino Unido.

"Este es un cambio verdaderamente significativo para la industria y representa un paso de un futuro analógico a uno digital basado en fibra. Estos cambios afectarán la forma en que hace negocios con Openreach", les escribió en un correo electrónico, según recoge The Register.

El cambio definitivo a VoIP significa que BT tendrá que garantizar que cada hogar en el país cuente con internet lo suficientemente rápido como para transmitir voz. Por ello, Openreach también planea pasar tres millones de hogares y negocios a la red de fibra para 2020.

Openreach abrirá consultas el próximo mes de mayo sobre la retirada de sus productos de alquiler de línea mayorista (WLR, por sus siglas en inglés), los cuales dependen de PSTN. La consulta también buscará comentarios sobre el proceso y el calendario para la retirada de WLR y productos relacionados.

"Trabajaremos con nuestros clientes de proveedores de comunicaciones en los próximos meses a medida que consideramos el paso a los servicios de voz IP, donde la banda ancha en lugar de la voz se convierte en el servicio principal", indicó un portavoz de la empresa.

El caso de BT en Reino Unido no es aislado. Otras compañías de comunicaciones en Alemania, Japón y Suecia están también en el proceso de mover la voz para que funcione a través de IP. Orange se ha fijado el objetivo de tener todas las redes IP para 2020, mientras que Deutsche Telekom pretende migrar a digital todas sus líneas en Europa para finales de 2018.