Los fabricantes de automóviles siguen buscando hacerse un hueco en el incipiente mercado de los coches autónomos. Aunque todavía no hay un estándar o un fabricante que se vaya a hacer con la mayoría del mercado, parece que de momento Tesla es el que ha encontrado el mix perfecto entre coche asistido y autonomía. No obstante, todos están buscando su nicho y su posición en mercado, y en este sentido Toyota ha anunciado una de las inversiones más grandes de la industria para desarrollar, precisamente, el software que gobierne el coche autónomo.

El fabricante ha anunciado una inversión de 2800 millones de dólares solo para el desarrollo del software que gobierne al coche autónomo y que este sea tan eficiente como la fábrica en la que se va a construir. Y es que la inversión no está directamente relacionada con el propio software del coche, sino con el desarrollo de un software que sea capaz de escribir las líneas de código que necesita un coche autónomo: un sistema autónomo que fabrique y diseñe el software de los propios coche autónomos.

Las prisas por poner a las máquinas a desarrollar el software del coche autónomo tiene que ver con Toyota necesita un sistema más rápido y confiable para el desarrollo del software del coche autónomo, de forma que pueda tener una ventaja competitiva frente al resto del mercado a la hora de poner en la calle sus primeros modelos totalmente desatendidos, y dada la gran cantidad de código que requieren estos coche autónomos comparados con los modelos ahora en la calle, las cosas se complican cada vez más.

En este sentido, la compañía quiere atraer el mejor talento y busca contratar a cerca de 1000 programadores para que desarrolle este software, y pondrá en marcha una nueva filial que se encargue de dar forma al proyecto. De hecho, según James Kuffner, el encargado de supervisar todo el proyecto, Toyoya tiene en sus cuentas casi 4000 millones de dólares destinados a convertirse en una compañía de software pionera a nivel mundial.