La Fiscalía Superior de Cataluña ha abierto una investigación por un presunto delito de amenazas contra los magistrados Gema Espinosa, directora de la Escuela Judicial, y Pablo Llarena, que instruye en el Tribunal Supremo la causa abierta contra Carles Puigdemont y el resto del Govern imputados por rebelión y otros delitos. Una usuaria publicó ayer un mensaje en esta red social donde identificaba a la esposa de Llarena, al que también calificaba en dos ocasiones como «hijo de puta». El tuit, cuya autora ha protegido su cuenta, también decía que «han de saber que no podrán ir por la calle», una publicación que ha sido difundida después por otros usuarios.

Según informa El País, la Fiscalía considera que el mensaje puede ser constitutivo de un supuesto delito de amenazas o coacciones. «La mujer del hijo de puta de Llarena es Gema Espinosa, directora de la Escuela Judicial», señalaba el mensaje publicado por la usuaria, que se identifica en Twitter como «Cori». La investigada ahora por la Fiscalía también añadía que Espinosa reside en Sant Cugat del Vallès, donde Llarena acude «los fines de semana».

El anuncio de la apertura de la investigación por parte de la Fiscalía llega horas después de que el colectivo Arran, una organización juvenil vinculada a la izquierda independentista, realizase unas pintadas en Das (Girona) contra el juez Llarena acusándole de «fascista». Posteriormente se confirmó que el lugar no coincidía con la segunda residencia del magistrado. No obstante, la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) solicitó al Ministerio del Interior que tomara medidas para proteger al juez Pablo Llarena y a su familia, así como al resto de magistrados y jueces que trabajan en Cataluña.

Los incidentes han tenido lugar horas después de que Puigdemont fuera detenido en Alemania tras cruzar la frontera con Dinamarca. El antiguo presidente de la Generalitat de Catalunya, internado en la prisión de Neumünster a la espera de pasar a disposición judicial, regresaba de Finlandia con dirección a Bélgica, donde se había ido sin comparecer ante la Justicia española. Su arresto en el Estado de Schleswig Holstein se produjo después de que propio Llarena reactivase el viernes la euroorden de detención tras dar a conocer al auto de procesamiento de trece personas por un delito de rebelión en la investigación sobre el proceso de secesión de Cataluña.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.