Huawei presenta hoy al mundo, desde París, sus nueva gama de teléfonos, entre los cuales se encuentran el P20 y el P20 Pro, dos teléfonos pensados para apuntar a lo más alto del mercado tanto por especificaciones como por precio. Estos vienen con algunas novedades interesantes bajo el brazo y que, desde luego, no pasarán desapercibidos –o esto intentará la compañía– ante el ojo del consumidor.

En Hipertextual hemos podido probarlos previamente a su presentación y hacernos así una primera idea de qué pueden ofrecer estos terminales una vez son mostrados fuera del escenario. Estas son nuestras conclusiones tras tener en la mano durante unos minutos a ambos dispositivos.

Huawei P20 Pro, una bestia de tres ojos

El modelo de Huawei que más atención acapara durante el día de hoy es, sin lugar a dudas, el P20 Pro. Aunque ese apellido ya suele bastar para atraer todos los focos sobre el modelo en cuestión, este año la tercera lente, que tan rara se antoja cuando se ve por vez primera, sirve como potenciador para captar hasta a la más distraída de las miradas.

El Huawei P20 Pro es un teléfono que, si tuviera que resumir en términos generales, diría que cumple con lo que se espera de una Huawei madura en el mercado, que sabe lo que hace y que conoce dónde quiere ir a parar. Su acabado en metal y cristal –que le sientan francamente bien–, una pantalla AMOLED que ahora se traslada a este modelo después de haber sido vista en el Mate 10 Pro y una ergonomía notablemente lograda hacen que el mero gesto de sacarlo del bolsillo sea una experiencia donde ya se nota ese enfoque premium.


Por descontado, en este caso el alto nivel no solo se reduce a lo que se muestra exteriormente, sino que también queda perfectamente compensado en el interior. Integra el procesador propietario Kirin 970, que cuenta con una parte dedicada específicamente a la inteligencia artificial, 128 GB de almacenamiento interno y 6 GB de RAM. Redondean el paquete sus 4.000 mAh de batería con carga rápida total en apenas 90 minutos.

En lo que más hincapié ha hecho la compañía, naturalmente, es en esa cámara concebida de nuevo para sumarle una lente. En realidad, tiene más de esto último que de lo primero. Es decir, que el sistema que encontramos es parecido al que ya veíamos en anteriores modelos (una lente monocromática y otra de color), solo que ahora también se le suma una lente telefoto destinada a obtener mejores efectos en los que, por ejemplo, sea necesario un desenfoque.

Si bien es cierto que el tiempo de prueba ha sido bastante reducido y de ninguna manera se pueden sacar conclusiones definitivas en base a él, lo cierto es que los resultados apuntan maneras. La mayor resolución, nuevos modos y, especialmente, la inteligencia artificial, hacen que las imágenes queden realmente bien. Obtener fotos nocturnas nítidas, por ejemplo, incluso haciendo uso de la larga exposición sin trípode, no parece que vaya a ser en absoluto un problema para el P20 Pro.

La grabación a cámara súperlenta, por ejemplo, sí que presenta mayor problemática, siendo complicado obtener buenos resultados en escenas muy rápidas. Tener que repetir varias veces la toma hasta accionar el disparador en el momento adecuado es frecuente y realmente frustrante, aunque también debería tener una relativa rápida solución vía software si Huawei decide que puede mejorarse.

Huawei P20, ¿quién se fijará en ti?

Del Huawei P20, realmente, hay poco que contar. El dispositivo no es más que un P20 Pro venido a menos, con una reducción en sus especificaciones que lo convierten en un terminal que no sorprende por características tanto como lo hace por estética o por la integración de la inteligencia artificial. Aunque no ha habido tiempo para comparar resultados de uno y otro en cuanto a fotografía o sonido, por ejemplo, lo que sí parece probable es que el P20 quede en tierra de nadie este año.

No contar con pantalla AMOLED, quedarse sin resistencia al polvo o agua, disponer de menos batería y o carecer de lente telefoto son argumentos de peso como para pensarse su compra frente a la de su hermano mayor, sobre todo por la diferencia de precio. Tendremos que esperar a probarlo en profundidad para ver si realmente es capaz de sorprender y de justificar su compra por encima del P20 Pro.