Huawei trae hoy, junto a sus dos hermanos mayores, el P20 y el P20 Pro, al P20 Lite. Tal y como su nombre indica, este no es sino una versión reducida de las otras pero que, en esta ocasión, parece eliminar esa sensación de teléfono de calidad más baja que caracteriza a estas gamas.

Contando con un diseño igual de atractivo que los otros dos modelos, el P20 Lite es un teléfono que entra por los ojos, fundamental si se quiere destacar por encima de la competencia en un segmento tan complicado como es el de la gama media. La adopción de metal y cristal, junto con una pantalla maximizada gracias al notch o muesca superior son sin duda decisiones que elevarán unos cuantos peldaños a este dispositivo de cara a las ventas.

Un Huawei más

La experiencia de uso del Huawei P20 Lite, eso sí, viene siendo muy similar a la que nos podemos en cualquiera de los modelos que hemos ido viendo a lo largo del año, por lo que aquí no hay sorpresas. El rendimiento es bueno en la mayoría de las ocasiones y, aunque no ha sido posible probarlo a fondo, los más exigentes probablemente encontrarán trabas.


Tres cuartos de lo mismo ocurre con la cámara del terminal, que continúa siendo correcta pero que no va a acercarse a lo que ofrecen los otros dos modelos, especialmente el Pro, en condiciones de baja luz o cuando la escena es algo más compleja. Estamos ante un gama media, así que esto tampoco debería ser una preocupación demasiado importante.

Por lo demás, tendremos que probarlo a fondo para ofrecer una valoración definitiva acerca de este nuevo envite a la gama de precios comedidos por parte de Huawei, aunque todo parece indicar que puede convertirse en uno de esos que al final vemos por la calle en manos de muchas personas. Pocos fabricantes cuentan con un smartphone en su catálogo que ofrezca, en conjunto, lo que aglutina este teléfono.