Seguir hablando de los eSports como fenómeno y no como una industria ya asentada y potentísima no tiene sentido a estas alturas pero, cierto es, son todavía muchas las grandes compañías de la industria que se mantienen en la orilla, metiendo apenas la punta de los dedos para testar cuan provechosa puede llegar a ser la inversión en torneos y contenido en torno a competiciones.

Sería difícil meter a una Electronic Arts que ya estaba detrás de campeonatos mundiales de FIFA hace catorce años en ese grupo pero sí que, en tiempos recientes, la escena competitiva del videojuego deportivo en España parecía extrañamente parada pese a contar con múltiples jugadores realmente talentosos y una más que notable cantidad de equipos profesionales con squads dedicadas al título. Por suerte, FIFA 18 parece haber llegado para cambiar esa dinámica y los últimos días nos han dejado dos noticias excepcionales al respecto.

Primero, tras un escueto y misterioso anuncio de su división de deportes electrónicos, la Liga Profesional de Fútbol anunciaba su colaboración con la Liga de Videojuegos Profesional en la McDonald's Virtual LaLiga eSports que prometía ser el torneo de referencia del videojuego, sirviendo para seleccionar los representantes patrios en los EA SPORTS FIFA 18 Global Series Playoffs, paso previo al FIFA eWorld Cup. Con los primeros clasificatorios online ya en marcha, la acogida ha sido excepcional y son más de 5.000 jugadores los registrados.

Por otro lado, justo hoy se conocía el movimiento de ESL España y, para la enhorabuena de los deportes electrónicos y los jugadores de FIFA, se añade una nueva vía de acceso al ansiado campeonato mundial. Con una estructura muy semejante a la del campeonato ya comentado, el Movistar FIFA 18 ESL Pro Challenge también dará un acceso a los playoff previos al mundial y a 10.000€ a repartir entre los ganadores de PlayStation 4 y Xbox One.

Si hay un videojuego cuyas retransmisiones competitivas pueden ser accesibles para el público mayoritario, ese es FIFA. Lejos de las complejas reglas de videojuegos como League of Legends o Starcraft, cualquier espectador con nociones del deporte rey podría disfrutar de intensos partidos. Ojalá que los importantes movimientos de la LVP y la ESL calen entre el público y los potentes patrocinadores que tienen detrás y este sea solo el primer paso del renacimiento de las grandes competiciones del videojuego.