El Gran Parche de Basura del Pacífico (GPGP, por sus siglas en inglés) contiene hasta 16 veces más plástico de lo estimado por científicos previamente. Y lo más preocupante es que está creciendo "exponencialmente", de acuerdo con un estudio publicado este 22 de marzo en la prestigiosa revista Nature.

También conocida como 'Isla de Basura' o 'Continente de plástico', GPGP es una gran masa flotante de desechos plásticos que han sido atrapados por las corrientes del Pacífico Norte. Se encuentra entre San Francisco y Hawaii, y es la más grande de cinco manchas de basura en el océano.

A diferencia de estudios anteriores que se han centrado en analizar los trozos más pequeños de plástico en el GPGP, este estudio de tres años se ha enfocado en analizar a detalle el tamaño y los tipos de plástico que conforman esta especie de isla fantasma, cuya masa ocupa un área de unos 1.6 millones de kilómetros cuadrados, unas tres veces España o casi el equivalente a Irán.

Una flota de 30 buques reunió 1.2 millones de muestras de los trozos de plástico que fueron analizadas como parte de la investigación. Para atrapar las piezas más pequeñas se usaron redes pequeñas, mientras que para los pedazos más grandes se usaron redes medianas y grandes. El equipo también contó con el apoyo de un avión Hércules C-130 equipado con equipos LIDAR, con lo que detectaron las piezas de tamaño mayor a 1 metro.

En la realización del estudio participaron científicos de The Ocean Cleanup Foundation (Fundación de Limpieza del Océano) de los Países Bajos, seis universidades y una compañía de sensores de aviación. Con las muestras, desarrollaron un modelo de cómo se van juntando los residuos de plástico en el GPGP, que se aprecia en la imagen a continuación:

The Ocean Cleanup Foundation/Scientific Reports

El estudio estima que hay aproximadamente 1.8 billones de trozos de plástico en el GPGP, cuyo peso es alrededor de 80.000 toneladas métricas. De acuerdo con los hallazgos:

  • Casi un 92% de esta masa está compuesta por deshechos grandes de plástico, como cajas y botellas.
  • Al menos el 46% está compuesta por redes fantasmas o redes de pesca que quedaron a la deriva en el mar.
  • Solo el 8% está compuesto de microplásticos, deshechos con un tamaño inferior a 5 milímetros.

The Ocean Cleanup Foundation/Scientific Reports

"Nos sorprendió la cantidad de objetos de plástico grandes que encontramos", dijo Julia Reisser, jefa científica de las expediciones, que trabaja para The Ocean Cleanup Foundation, en un comunicado de prensa, y añadió:

Solíamos pensar que la mayor parte de la basura consistía en pequeños fragmentos, pero este nuevo análisis arroja una nueva luz sobre el alcance de los desechos.

Con base en el modelo creado por los investigadores, el estudio concluyó que Asia es la fuente principal de contaminación plástica del GPGP, particularmente Japón y China, aunque América del Norte también coopera con su granito de arena (o más bien de plástico).

Al comparar la cantidad de microplásticos con las mediciones históricas del GPGP, el equipo descubrió que los niveles de contaminación plástica dentro de la 'Isla de Basura' han estado creciendo exponencialmente desde que comenzaron las mediciones en la década de 1970.

"Aunque no es posible sacar conclusiones firmes sobre la persistencia de la contaminación plástica en el GPGP, esta tasa de acumulación de plástico dentro del GPGP, que fue mayor que en las aguas circundantes, indica que la entrada de plástico en el parche continúa excediendo el flujo de salida", explicó Laurent Lebreton, autor principal del estudio.

Por su parte, Boyan Slat, fundador de The Ocean Cleanup y coautor del estudio, explicó que los hallazgos servirán a su organización para desarrollar y probar tecnología de limpieza de océanos. En su sitio web, la fundación señala que su objetivo es limpiar el 50% del GPGP dentro de los primeros cinco años a partir de su implementación. El inventor holandés también subrayó la urgencia de abordar el problema de la contaminación con plástico:

Dado que los resultados indican que la cantidad de microplásticos peligrosos aumentará más de diez veces si se deja fragmentar, el momento de empezar es ahora.

Una de las mayores preocupaciones que suponen estos plásticos arrastrados por vientos y corrientes oceánicas es que, eventualmente, gran parte de los residuos en la superficie se hunden hasta el fondo del mar. Una vez ahí, se pueden convertir en un peligro para la vida marina y, por ende, la cadena alimentaria.