Era del que menos se había hablado, pero finalmente es el que más atención acaparará durante estos días de MWC 2018 en lo que a Nokia se refiere. Durante su evento previo al comienzo de la feria internacional de telefonía, HMD Global ha desvelado el Nokia 8 Sirocco, un dispositivo con un llamativo nombre que viene a conquistar la gama de la firma y a medirse de tú a tú con algunos de los grandes del sector.

Un terreno que, dicho sea de paso, es pantanoso para las marcas que, como Nokia, no han tenido presencia en él durante los últimos años. Querer conquistar al consumidor de la noche a la mañana es difícil, por eso la compañía quiere poner toda la carne en el asador y ofrecer lo mejor que son capaces de construir.

Agárrense, que vienen curvas

La mayor relevancia en este smartphone la pone Nokia en el diseño, habiendo reducido los marcos de manera notable y dejándose llevar por la corriente de los paneles curvos. No estará exento de polémica, por tanto, pues las pantallas combadas siempre suscitan críticas por parte de un amplio grupo de usuarios. La calidad del panel apunta maneras, no obstante, siendo pOLED de 2K y 5,5 pulgadas. Todo ello rematado con un marco de acero inoxidable que quieren dar un aspecto premium a este terminal de la firma HMD.

Como viene siedo la norma en Nokia, la cámara la firma ZEISS y cuenta con una doble lente para poder capturar imágenes a doble aumento sin perder calidad. Apuesta por la fotografía en este modelo incluyendo la herramienta Pro Camera que, como su propio nombre indica, permitirá toquetear en los ajustes para obtener un resultado más profesional. Estará disponible a principios de abril por un precio de 799 euros.