Alto, el protagonista de Alto's Adventure, continúa por fin su interminable travesía, que llega esta vez en forma de odisea. Tras más de dos años de espera, Team Alto, el estudio de desarrollo que está detrás de este juego, lanza hoy Alto's Oddisey, la secuela que pretende dar continuidad a un juego que hasta el día de hoy se ha mantenido como uno de los mejores que se podían encontrar para plataformas móviles.

Alto's Oddysey da el relevo de la manera más natural que podía hacerse: presentando un juego que recupera nuevamente, punto por punto, todo lo que hizo grande al anterior. Esto no es otra cosa que un aspecto gráfico tremendamente cuidado, donde lo visual tiene un peso muy grande a la hora de disfrutar de una experiencia donde el único alarde consiste en saber reflejar con un gusto exquisito una abrumadora simplicidad y una música que pasa de ser muy importante a imprescindible. Este es un juego que, más que nunca, hace honor a lo bello de lo simple.

A pesar de tener un estilo de juego de carrera sin límite, de los que siempre han abundado y que en los últimos tiempos es cada vez más frecuente ver poblar las secciones de juegos de las tiendas de aplicaciones de Google y Apple, los que probaron Alto's Adventure saben perfectamente que sus diferencias con los demás eran abismales. Esto es lo que consiguió encandilar a un público que necesitaba algo diferente y con lo que Team Alto quiere renovar una promesa desde la calidad y la perfección.

Sorprendiendo sin sorprender

Como se ha mencionado, Alto's Oddysey no se caracteriza por ser extremadamente innovador, sino más bien por todo lo contrario, pues aquella persona que ya haya jugado al anterior título reconocerá desde el primer instante que el modelo de juego no ha cambiado en absoluto. Después de unos días jugando, la sensación de haberme reencontrado con un viejo amigo permanece, pero es uno plagado de pequeños detalles que se encuentran desperdigados de manera constante en el juego y que lo engrandecen, convirtiéndolo en apetecible tanto para aquellos que ya jugamos al original como para quienes no lo hicieron.

"Hay mucho más en este juego: el número de características es de más del triple, y hay mucha más variedad de jugabilidad. En un juego de este tipo, esto puede traducirse rápidamente en caos, así que hemos pasado una gran parte del proceso de desarrollo intentando controlar ese caos, al tiempo que permitimos que las cosas interactúen de maneras interesantes y emocionantes", me cuenta Harry Nesbitt, director artístico y programador de Alto's Odyssey, al preguntarle por los retos creativos de este nuevo título. Una simbiosis entre lo nuevo y lo viejo que se paladea con cada metro recorrido.

Lo más notable, por supuesto, es que el escenario deja de ser una montaña, habiendo sido sustituidas sus nevadas laderas por dunas y desarrollándose la acción en un paraje que sigue siendo igual de bello –y deslizante– gracias a esa apariencia minimalista que lo caracteriza. Si bien desaparecen las peculiares llamas que habían de ser capturadas, en su lugar encontramos llamativos pájaros, efectos visuales en otro tipo de elementos como plantas y flores silvestres o añadidos como globos aerostáticos, tornados, puentes, paredes a través de las cuales se puede escalar, cascadas para deslizarse más rápido y entornos cambiantes a medida que descubrimos nuevas zonas (¡cuidado con las tormentas de arena!). Por supuesto, el peligro continúa presente y ahora será un lemur al que despertemos de su sueño y que, como consecuencia, nos perseguirá cada vez que recorramos una determinada distancia con el único objetivo de tirarnos de la tabla. En definitiva, una experiencia más rica sin traicionar a las bases sentadas durante los últimos dos años.

"Algo que pasamos mucho tiempo tratando de equilibrar durante el desarrollo fue la introducción de nuevas características con un diseño y un enfoque generales que se sintiese atemporal", declara Ryan Cash, fundador de Snowman –el estudio original tras Alto's Adventure, asociados ahora con Nesbitt bajo el nombre Team Alto–. Ese equilibrio es el que provoca que uno pueda disfrutar del juego tanto en un modo más competitivo, en el que se van cumpliendo los objetivos propuestos, como en un modo Zen, pensado para disfrutar simplemente deslizándose, escuchando y admirando el paisaje.

Cuidado al detalle

Como Alto's Odyssey es un juego lleno de detalles, es obligado mencionar a la música como un elemento imprescindible para obtener la experiencia completa de Alto's Oddysey. El que fuera uno de los aspectos que más destacaron en la anterior versión pasa a convertirse en algo tan imprescindible que desde Team Alto recomiendan utilizar auriculares para que no se pierda ni un matiz de la cuidada banda sonora. Esta ha sido compuesta por Todd Baker, un compositor británico que ha estado detrás de las melodías de Monument Valley 2, otro de los grandes títulos de referencia y que comparte filosofía con este en cuanto a simplicidad se refiere.

"Para nosotros, quizás no haya una ayuda mayor para transportar jugadores a un lugar mágico que los sonidos y la música que escuchan mientras están allí. [...] La música de Todd tiene una calidad atemporal que se siente como si pudiera encajar en cualquier época, pero que captura bellamente la grandeza de este nuevo espacio desértico", comenta Eli Cymet, productor del juego. Es raro encontrar títulos en plataformas móviles donde la música no solo juegue un papel fundamental, sino que esté específicamente creada y pensada de la manera en la que lo está en Alto's Odyssey. Así lo recalca Cymet al preguntarle por la relevancia de la música y los efectos de sonido, que se han visto amplificados en esta nueva entrega: "Tienen una calidad musical que pretende hacer que los jugadores sientan que incluso las acciones simples son un poco mágicas, que estás en un lugar fantástico lejos de casa".

La experiencia de Alto's Odyssey

Tras haber estado jugando unos cuantos días, la realidad es que Alto's Odyssey no deja de sorprenderme cada vez que entro y comienzo una nueva partida. A ello contribuyen especialmente todos los añadidos en forma de objetos, trucos o biomas, que permiten realizar combos y piruetas de una manera que no conocíamos en la anterior. Todo ello se conjuga para que la experiencia sea en extremo gratificante, creando un escenario donde muchas veces lo único que uno quiere es dejarse llevar.

Odyssey era una prueba de fuego para Team Alto por varias razones, pero la principal era conseguir que el nuevo juego, a pesar de ser similar, fuera totalmente fresco y se alejase del temido término de refrito con el que muchos otros han sido tachados en ocasiones similares. "Estoy muy orgulloso de dónde hemos aterrizado, especialmente para los jugadores asiduos de Adventure", afirma Cash. No es para menos.

El juego puede adquirirse en el App Store (nada de Android, por el momento) a un precio de 5,49 euros. Aquí es donde surge otro de los grandes retos de Alto's Odyssey. Contar con un juego excelente no lo es todo en un momento en el que pagar por software –perdón por la generalización– sigue sin ser algo especialmente común. El argumento de Team Alto es sencillo: estás pagando por un producto con un gran trabajo detrás.

No nos tomamos a la ligera que Alto's Odyssey sea un juego *premium* que se encuentra en el extremo superior de lo que se ve en la App Store. Parte de la razón por la que tomamos la difícil decisión de retrasar el juego fue asegurarnos de que pudiéramos ofrecer una experiencia mágica y deliciosa de la manera que sabemos que nuestros jugadores se merecen.