Casi dos años después de presentar el modelo original, HTC desveló en CES 2018 las Vive Pro, unas gafas de realidad virtual más avanzadas que sus predecesoras y destinadas principalmente al público gamer del sector.

El nuevo modelo mejora la resolución en un 78% y eleva las cifras hasta los 2880 x 1600 pixeles (1400 x 1600 en cada ojo y 615 pixeles por pulgada). La tecnología de las pantallas sigue siendo OLED, como en el modelo previo.

HTC también ha mejorado la sujeción del conjunto y ha integrado unos auriculares en el propio "casco", algo muy criticado por los usuarios en el modelo anterior.

El nuevo casco también integra dos micrófonos y dos cámaras frontales, que debería darle más información a los desarrolladores en el desarrollo de contenidos para estas gafas de realidad virtual.

Junto al nuevo conjunto, HTC también ha desvelado un adaptador que permite utilizar las gafas de realidad virtual de forma inalámbrica, eliminando cualquier tipo de fricción generada por los cables de los modelos previos. Este accesorio se adquirirá de forma independiente a las nuevas HTC Vive Pro.

Recientemente, HTC vendió su división de telefonía móvil a Google, centrándose por completo en el desarrollo de contenidos y productos en torno a la realidad virtual. Esta nueva Vive Pro es un paso más en ese nuevo rumbo de la compañía.