Cuando vemos a una persona por la calle con los auriculares puestos, ya no sólo pensamos que va escuchando música. Desde hace unos años han aparecido nuevos formatos con los que poder ir escuchando otras cosas que no sean exclusivamente música o podcasts. Prueba de ello es que en los últimos tres años, todo el mundo habla de los audiolibros como una nueva forma de leer. Los audiolibros, que ya gozan de una salud excelente y una larga tradición en otros países de Europa y Norteamérica, llegan ahora al mercado en español con un inmenso catálogo en el que tienen presencia las últimas novedades editoriales.

El usuario de los audiolibros valora la libertad que ofrece el poder leer un libro mientras hace otras cosas. El formato tradicional te exige sentarte y dedicarle toda la atención al libro que tienes entre las manos. El audiolibro rompe esas barreras y permite al usuario decir cuándo leer y qué hacer mientras está leyendo.

El audiolibro lleva tres años experimentando un crecimiento exponencial. Sólo en 2016, se calcula que se facturaron cerca de 2.1 mil millones de dólares en todo el mundo, un 18,2% más que en 2015, según la Asociación de Editores Americanos de Audiolibros (APAC).

El perfil del consumidor medio de audiolibros también ha cambiado en los últimos años. Ya no es únicamente la persona joven, que aprovecha al máximo los recursos que ofrecen las nuevas tecnologías. Con la democratización de los dispositivos móviles, cualquier persona puede descargarse su libro favorito y puede escucharlo en cualquier momento de la mano de aplicaciones móviles como la de Storytel. Según datos de la propia APAC, el perfil de los oyentes de audiolibros tiene en su mayoría (48%) menos de 35 años, siendo casi en la misma proporción hombres (48%) y mujeres (52%).

Algunas consideraciones básicas en cuanto a los audiolibros

Una de las principales creencias que existen es que los audiolibros han llegado como sustitutos de los libros tradicionales. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Los audiolibros son complementarios a los libros físicos, ya que se pueden escuchar en momentos en los que no es posible leer, por ejemplo, mientras practicamos deporte, cocinamos o sacamos a pasear a nuestra mascota. La realidad es que ayudan a leer más en situaciones como cambiar de vagón de metro o subir las escaleras, que exigirían detener la lectura de un libro físico.

La facilidad de acceso al contenido es otra de sus grandes ventajas, ya que con aplicaciones como Storytel, el lector puede suscribirse a través de la web, y tener acceso inmediato desde al aplicación a todo el catálogo para leer todo lo que le interese sin límites. También puedes guardar tu libro en modo “sin conexión” y disfrutarlo en cualquier momento, incluso cuando no se dispone de acceso a internet y se puede crear una biblioteca personal con tu selección de libros favoritos o lo que tienes pendientes de leer. Para todas aquellas personas quieran probar el funcionamiento de la aplicación, Storytel ofrece catorce días gratis de prueba, sin compromiso.

Este tipo de servicios podría ser el equivalente en libros de otras plataformas como, Netflix y HBO para series, películas y documentales, o Spotify en música.

Cómo iniciarse en el formato audiolibro

Storytel, es la principal plataforma de audiolibros de Europa. Una compañía que se creó en 2005 y hasta la fecha ha tenido más de 27 millones de escuchas de libros, desde clásicos a bestsellers actuales. La aplicación se encuentra disponible en Play Store y iTunes.

La base de suscriptores de Storytel creció más del 100% anual de 2010 a 2014 y sigue creciendo año tras año. En agosto de 2017, Storytel alcanzó la cima de los 500.000 abonados. La empresa tiene su sede en Estocolmo y opera en 9 países: Suecia, Noruega, Dinamarca, Holanda, Finlandia, Rusia, Polonia, India y España, y tiene disponibles más de 60.000 audiolibros.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.