Esta batalla viene de muy lejos, ya se puede contar por años. La CNMC, popular por su posicionamiento antimonopolios, nunca ha visto con buenos ojos el negocio del taxi y sus licencias; sus huelgas y manifestaciones son antológicas. La llegada de Uber y Cabify al escenario fue el acicate que necesitaba para intentar liberalizar el sector que tanto recelo les había causado desde hacía tiempo. Incluso, el propio sector del taxi liderado de Elite Taxi, ha intentado en varias ocasiones romper la alianza de las plataformas de transporte y la comisión vía judicial.

La realidad es que no lo han conseguido, ni de lejos. Es más, su actividad seguirá buscando esa ansiada liberalización de las licencias en España y controlar la actividad del Gobierno que, hasta la fecha, se había mostrado partidario por los casi 60.000 taxistas con licencia en España. Los toques de atención han sido numerosos, pero el último ha sido uno de los más importantes. La realidad es que a la CNMC no le ha gustado nada la reforma que el ministro de fomento quiere llevar a cabo para regular los sistemas de licencias y servicios de Uber o Cabify. Su resumen se basa en algo muy simple: cualquier puesta en práctica de una nueva reforma tendrá efectos perjudiciales para el sector, especialmente a particulares y empresas que tengan como objetivo hacerse con alguna de las licencias VTC que o bien están pendientes de aprobarse o se quiera traspasar a otro particular vía venta directa. La nueva normativa tendrá como objetivo que las licencias VTC no podrán venderse en un plazo de dos años una vez adquiridas, lo que afecta al libre mercado y a las reglas de la oferta y demanda, así como a su precio.

Por otro lado, también se critica la puesta en práctica de la obligación de avisar a cada comunidad autónoma del inicio de la prestación de un servicio. A nivel administrativo, explica la CNMC, sería inviable.

Lo cierto es que esta nueva normativa sigue gestándose a instancias gubernamentales y no se espera hasta 2018; reformando así la aprobada en 2015 meses antes de las elecciones generales. La CNMC aún tiene tiempo para echar atrás el cambio y el sector de taxi para convocar más huelgas.

👇 Más en Hipertextual