Lleva convocada desde hace prácticamente un mes por parte de las federaciones del taxi de España para conseguir un seguimiento mayoritario de parte de la mayor parte de los profesionales del sector. Aún así, muchos de los que secundarán el paro en las calles de la capital serán, como no podía ser de otra manera, profesionales del sector de la misma ciudad. En el grupo se encuentran convocados más de 70.000 taxistas de los cuales algunos realmente apoyan la manifestación y otros no tendrán otro remedio que dejar su puesto de trabajo durante 24 horas para evitar las repercusiones. Y, pese a todo, se espera un seguimiento de unas 20.000 personas.

En concreto, durante todo el día los taxis dejarán de operar para dejar claro, de nuevo, sus quejas contra el negocio de las VTC. Es decir, Uber y Cabify. Representados por Federación Élite Taxi España, Fedetaxi, ANTaxi, Asociación Plataforma Caracol y Plataforma TNT, más los empleados autónomos, la manifestación tiene previsto recorrer el espacio comprendido entre Atocha y el Congreso de los Diputados en Neptuno entre las 11:00 de la mañana y las 13:00 de la tarde. El resto del día se esperan servicios mínimos de un 20% por parte de las diferentes patronales de taxis.

https://hipertextual.com/2017/02/que-son-las-licencias-vtc-y-como-funcionan

Las relaciones entre el Gobierno y las asociaciones del taxi no pasan por su mejor momento. El vínculo que, por unos momentos se pensaba que había entre ambas partes, entró en la cuerda floja cuando el Tribunal Supremo desbloqueó un nuevo paquete de licencias VTC. 80 nuevos títulos que se presentan como la antesala de 6.000 VTC pendientes de aprobación; de las cuales, casi 300 se esperan antes de fin de año. En términos generales, según las últimas cifras del Ministerio de Fomento a 2 de noviembre, hay 6.173 licencias VTC en toda España contra 64.114 de taxi, concentradas las primeras principalmente en Madrid. En este sentido, y ante la evolución de los acontecimientos, Concha Guardado portavoz de Elite taxi ha manifestado ante Hipertextual la idea de que "era algo esperado por todas las patronales desde hacía tiempo". Pero, añadía, que en vez de establecer soluciones por parte del Gobierno, este "ha optado por ponerse de perfil y traspasar la culpa a los jueces implicados en la sentencia". Y aquí están los motivos de la convocatoria, reza el comunicado de Elite Taxi:

"Los motivos que nos llevan de nuevo a expresar nuestra más rotunda indignación en la calle son de sobra conocidos, puesto que nuestro hartazgo está ya en la cúspide después de ver como se siguen concediendo autorizaciones de vehículos de arrendamiento con conductor (vtc´s), y la normativa que las regula es débil, ambigua y tan laxa, que está motivando con ello que haya enfrentamiento literal en las calles entre dos sectores que debían estar claramente diferenciados".

Los grandes ausentes de la nueva huelga de taxis

Tras la propia sentencia, los diferentes grupos representantes se unieron en conversaciones con el ministerio de Fomento, concretamente con Julio Gómez Pomar, para intentar llegar a una nueva propuesta de ley que reformase, de nuevo, lo establecido en el decreto ROTT 1057/2015. O, al menos, intentar llegar a un nuevo nivel de entendimiento en lo que a endurecimiento de la concesión de las licencias se refiere. A la vista está que dicho encuentro no llegó a buen término y, ante ello, la decisión de convocar la huelga. De entre todos los grupos, el más exigente de todos ha sido, sin duda, el de Elite Taxi que, entre otras cuestiones, "apoya las reivindicaciones que suscriben el resto de Organizaciones Nacionales convocantes, aunque considera que son del todo insuficientes, puesto que no exigen una modificación normativa del calado".

Al otro lado de la balanza se encuentra MyTaxy que, en un segundo plano en toda esta guerra prefiere dejar en manos de sus empleados el papel de decidir si asistir o no. "Fieles a esta idea, compartimos la voluntad de trabajar en un marco que aúne el interés público y la necesidad de adaptar la industria a los nuevos tiempos, protegiendo siempre los derechos de los profesionales del taxi. Optan por "afrontar los retos del sector a través del diálogo, con tal de generar propuestas desde un punto de vista constructivo".

https://newsroom.uber.com/spain/uber-taxi/

¿Qué opinan los objetivos de la huelga?

En esto, Uber y Cabify no suelen ponerse de acuerdo. De forma histórica, de momento bastante breve, las estrategias entre ambos ha ocupado lugares opuestos dentro de la batalla que tiene el sector del taxi. Sólo en momentos puntuales, especialmente con el posicionamiento a favor de los comentarios de la CMNC ambas tecnológicas se han puesto del mismo lado.

Para esta ocasión, la posición de la compañía de origen español "lamenta que una vez más nos encontremos ante un nuevo episodio de huelga que dificulta el desarrollo normal de nuestra actividad y que repercute directamente en los ciudadanos y en su derecho a elegir entre diferentes alternativas para moverse por la ciudad". Sin olvidar su apuesta por la economía local y su apoyo a los usuarios.

Ha sido Uber, como no podía ser de otra manera, ha aprovechado para tender puentes con el controvertido sector del taxi. Sacando a colación el informe sobre liberalización licencias VTC que elaboró la compañía, y al cual Cabify decidió no unirse, confirman que "liberalizar el sector de la VTC no es una medida tan rompedora. De hecho, es la norma habitual en la mayoría de países europeos y también lo fue en España no hace tanto, entre el año 2009 y 2015, cuando se aplicó la directiva europea de servicios". Y así lo han hecho saber a través de un artículo hecho con motivo de la huelga:

"Somos conscientes de la inquietud del sector del taxi ante los enormes cambios que trae la tecnología. Y es por ello que siempre nos hemos mostrado dispuestos a colaborar, a negociar y a trabajar de la mano del taxi para fomentar una transición justa que cumpla con los dos objetivos que, creemos, deben prevalecer: que España comience a caminar hacia un modelo de movilidad del S.XXI y que nadie quede atrás en el camino".
Wikimedia

¿Reformas?¿Qué reformas?

Para esta séptima convocatoria de huelga se pide, de forma concreta y reiterada, el control de la proporcionalidad de uno a treinta. Es decir, por cada treinta licencias de taxi sólo pueda operar una de Uber o Cabify. Por parte de Uber, sin embargo, ya se ha comentado en varios encuentros con prensa que esta proporcionalidad no es una norma, sino una sugerencia a cada comunidad encargada de gestionar esas cesiones. Es por ello que desde las patronales del taxi se solicita elevar la propuesta a rango de ley y, por tanto, de obligado cumplimiento. Se solicita, además, requisitos de capacitación profesional con autorizaciones emitidas de forma pública para poder operar.

Por otro parte, y aunque no queda demasiado clara la gestión y puesta en práctica de las mismas, se propone la creación de los números OXY para facilitar la petición de taxis de forma telemática. Un sistema que las patronales quieren impulsar con la ayuda del Ministerio de Fomento y la DGT, para incrementar los vehículos conectados aunado con un sistema de transporte inteligente.

Las peticiones más polémicas en cualquier caso tienen que ver, como no podía ser de otra manera, en referencia a la concesión de licencias y transmisión de las mismas. Se solicita el hecho de delegar en las comunidades autónomas las competencias del servicio de arrendamiento de vehículos con conductor. Y, la guinda del pastel: evitar que las licencias VTC puedan transmitirse entre personas físicas y jurídicas. Lo cual, teniendo en cuenta la situación referente a las licencias de taxi, es un deseo altamente complicado.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.