El reloj inteligente de Apple quiere convertirse en tu mejor aliado para gestionar todo lo referente a la salud y el bienestar personal. ¿Lo último? Un sensor para realizar electrocardiogramas directamente incluido en el propio dispositivo. En este momento, el smartwatch de la compañía lleva incorporado un sensor de ritmo cardiaco que, si bien ofrece unos resultados particularmente buenos en sus mediciones, cuenta con las limitaciones evidentes que caracterizan a este tipo de medidores de frecuencia.

Hace tiempo que el Apple Watch dejó de verse como un accesorio de moda o un dispositivo para simplemente visualizar las notificaciones que llegan al iPhone. Las opciones que se van añadiendo conforme pasa el tiempo son muchas, la mayoría enfocadas al aspecto deportivo, que parece ser la prioridad de la compañía en su vertiente de wearables. Esto se podría ver amplificado en futuras generaciones con la inclusión de un sensor capaz de realizar electrocardiogramas, el cual estaría actualmente en desarrollo, según informa Bloomberg.

https://hipertextual.com/analisis/apple-watch-series-3

Aunque no es la típica función que uno puede pensar en tener en su muñeca, ni que quizá llame la atención de los compradores en un primer momento, la realidad es que un sensor de este tipo puede reportar grandes beneficios a largo plazo a los usuarios. Habiendo de ser activado –al menos en los primeros prototipos– mediante una pulsación en el marco del reloj, estos electrocardiogramas (que, imaginamos, serán más básicos que los que se pueden obtener en centros de salud con instrumental profesional) pueden suponer un gran avance a la hora de detectar arritmias o riesgos potenciales de infarto. Esta es una de las características que otras compañías como Fitbit se encuentran también desarrollando y, sin lugar a dudas, puede ser el próximo gran paso de los dispositivos inteligentes en nuestras muñecas.

Una ventaja competitiva

Si Apple logra ser el primer fabricante en incorporar esto de manera masiva a su reloj inteligente, esto podría suponer una ventaja aún mayor en un sector que ya domina. Nadie vende tantos relojes inteligentes como la compañía de la manzana y, además, nadie parece tener la capacidad para hacerlo a corto plazo. La del Apple Watch, a pesar de ser una línea de productos relativamente reciente para la empresa, ha logrado posicionarse como el referente en cuanto a relojes inteligentes se refiere por la versatilidad que ofrece, pudiendo aumentar aún más el terreno con opciones específicas como un sensor dedicado a ofrecer datos precisos sobre el estado cardiaco.

Es posible, no obstante, que todavía tardemos en ver esto o que, directamente, no lleguemos a verlo nunca. Esto último se antoja poco probable, eso sí. De momento es solo un esbozo de lo que podría venir en próximas generaciones, pero no cabe duda de que, de conseguir un nivel alto de fiabilidad, puede suponer un antes y un después para el día a día de las personas con sus dispositivos inteligentes.