El Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), una de las entidades españolas punteras a nivel europeo en el estudio del cáncer, cuenta desde hace unos días con los humoristas José Mota y Mago More entre sus benefactores. Ambas figuras públicas participan en la iniciativa Amigos del CNIO, una campaña filantrópica para recaudar más fondos con los que investigar las bases de de estas enfermedades y desarrollar nuevos métodos de diagnóstico precoz y tratamiento de las células malignas.

El apoyo de personajes de gran relevancia públicas como José Mota y Mago More persigue, en palabras del CNIO, fomentar la investigación para que haya menos cáncer. Para mostrar su adhesión a la iniciativa, los humoristas han realizado un vídeo en clave de humor donde se explica qué es el CNIO y cómo se puede colaborar en este proyecto de filantropía. En la grabación, Mota parece afectado de una enfermedad imaginaria llamada flojera, que también sufre a su manera el médico inventado que le atiende, representado por More.

El vídeo, subido al perfil oficial de YouTube del centro, termina señalado que la investigación del cáncer «no es ninguna broma»; por el contrario, se necesitan cada vez más apoyos económicos con los que promover los experimentos científicos. Los propios humoristas han reconocido que este conjunto de enfermedades, que comienzan cuando un grupo de células del cuerpo se empiezan a dividir y diseminarse sin ningún control, les tocan de cerca. «Nos afecta a todos, todos hemos tenido, o tendremos, un familiar o un amigo con cáncer», reconoce More. Ambos humoristas señalan además que «si muchos ponemos un poco, haremos un mucho», en un comunicado difundido por el propio CNIO.

Las campañas filantrópicas para recaudar fondos para la investigación son habituales en países como Estados Unidos, donde numerosos grupos científicos reciben financiación de benefactores para llevar a cabo sus proyectos. En España, además del proyecto de Amigos del CNIO, otras iniciativas públicas como la plataforma Precipita de FECYT han impulsado el micromecenazgo desde la propia administración. Hay, sin embargo, quien no está de acuerdo con que este tipo de iniciativas se impulsen desde el sector público, en un momento en el que la inversión pública en ciencia sigue disminuyendo en plena recuperación económica, como desvelan los últimos datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.