La batalla continúa. En el episodio de The Walking Dead 8x03, llamado "Monsters" pudimos ver más del enfrentamiento de Rick y compañía contra los Salvadores.

Te recordamos no seguir leyendo si no has disfrutado de este capítulo.

Con este episodio son ya tres al hilo que en su totalidad se enfocan en la rebelión organizada al final de la séptima temporada. No sobra decir que la serie ha alcanzado un punto en el que necesita un cambio urgente. Desde la temporada pasada hablábamos de la complicada situación en la que se encontraba el show.

En este episodio la tendencia sigue por la misma ruta. El enfrentamiento contra el Santuario se ha vuelto cansino y nuestros protagonistas siguen ahí, en toda clase de enfrentamientos y conflictos internos. Por un lado, Morgan y Jesus se encuentran en un asunto irreconciliable, mientras el primero quiere eliminar a los enemigos, el segundo se rehúsa a hacerlo (pese a todas las atrocidades que estos hicieron). El conflicto llegó al exceso de que ambos personajes pelean a golpes (¿es creíble que Jesus sea más hábil que Morgan?)

Por otro lado tenemos a Rick encañonado por Morales, el personaje que conocimos en la primera temporada. Todo el drama se redujo a nada cuando Daryl lo atraviesa con una flecha de su ballesta. Esta tendencia de no piedad parece muy fría y calculadora, tanto de Daryl como de Morgan, pero ¿es que no se han dado cuenta los demás que esto es necesario si quieren sobrevivir?

El que estuvo feliz y rebosante de alegría fue Ezekiel. Aunque ya sabíamos que algo no le había ido tan bien por escenas intercaladas a sus victorias. Vimos como cada asalto logra salir ileso junto a su grupo. Carol, que es una vieja loba de mar, siente que algo no marcha bien y al final del episodio la vida le da la razón: la emboscada les cae de lleno.

Uno de los personajes que perdimos fue a Eric, el novio de Aaron. En el episodio pasado fue herido y Eric lo llevó fuera del fuego a descansar. En este tercer episodio, cuando termina la batalla lo ve a lo lejos como caminante. Sus compañeros lo apoyan y Rick le da a Gracie, la pequeña niña que habían encontrado en la cuna durante el asalto al Santuario.

Si hay alguien que no tiene vergüenza es Gregory. Luego de traicionar a Hilltop, de dejar desprotegido a Gabriel y de huir en su auto, fue con Maggie a pedirle que lo deje quedarse ahí. Finalmente Maggie lo deja entrar. Justo en eso es cuando llega Jesus y Morgan con los presos. Maggie le dice que no puede dejarlos dentro de Hilltop y en eso nos quedamos pues Jesus sigue de necio en que no pueden eliminarlos a todos (sí podrían, por qué no).

Ya para el final del episodio un sobreviviente del asalto al Santuario les comunica a Daryl y a Rick a donde se llevaron las armas. Es aquí donde Daryl vuelve a demostrar su sangre fría y le dispara al jovencito aunque Rick le había prometido dejarlo con vida. Estamos con eso cuando vemos de nuevo al confiado Ezekiel justo cuando se le borra su sonrisa pues comienzan a dispararles.

Será hasta el nuevo episodio donde conoceremos sobre el costo humano de los movimientos confiados de Ezekiel y si lograrán vencer a los que quedan del Santuario. También, claro, si Negan por fin regresará.