VirnetX es la empresa que desde el 2010 está detrás de muchas demandas de patentes que reciben otras grandes tecnológicas como Microsoft y Apple. En la página de la compañía con sede en Nevada, prácticamente todos los comunicados son sobre casos ganados. ¿Pero de dónde surgió esta compañía? Esta es la historia.

Fue fundada por un grupo de ex ingenieros y ejecutivos de la Corporación Internacional de Aplicaciones de la Ciencia (SAIC, por sus siglas en inglés) que desarrolló tecnología de seguridad para el Departamento de Seguridad Nacional (DNS, por sus siglas en inglés) y otras agencias federales de Estados Unidos. Su cartera pasó de tener originalmente cuatro patentes relacionadas con la seguridad de internet a tener más de 80 patentes de seguridad en internet en todo el mundo y 100 pendientes.

¿Por qué se le conoce como un troll de patentes? Para empezar, la mayoría de sus empleados son abogados (eso explicaría la cantidad de boletines sobre demandas). Por otro lado, tardó años en comercializar alguna de sus patentes en productos comerciales. Fue hasta diciembre de 2014 que abrió el acceso a su plataforma de seguridad Gabriel. Desarrollada con base en el resto de sus patentes, es implementada como un software de colaboración entre pequeñas y medianas empresas. Desde 2010, VirnetX ha estado en litigios con empresas como Apple, Cisco, Microsoft y Skype.

Apple

La primera demanda de VirnetX contra Apple fue en el 2010 por FaceTime. En 2012, la empresa de Cupertino tuvo que pagarle 368 millones de dólares.

El fallo fue parcialmente anulado el 19 de agosto del 2014, pero el Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos confirmó después la infracción de dos patentes. Apple siguió apelando y perdiendo.

La cifra de daños aumentó cuando un juez declaró a Apple culpable por infringir deliberadamente una patente. La pena subió de una tasa de 1.20 a 1.80 dólares por dispositivo, incluyendo algunos iPhone, iPad y Mac. Sin embargo, en diciembre del 2015, el juez Robert Schroeder ordenó un nuevo juicio y desestimó los 625.6 millones de dólares calculados previamente en daños por cuatro patentes.

El tercer dictamen fue en febrero de 2016, cuando un jurado de East Texas afirmó que Apple había violado deliberadamente 13 patentes de VirnetX, por lo que tuvo que pagar otros 302.4 millones de dólares en daños por dos patentes de FaceTime. En agosto del año pasado, Apple volvió a solicitar que se desestimara el fallo y que la denuncia fuera separada en dos grupos.

VirnetX presentó entonces una orden judicial para bloquear las ventas de FaceTime e iMessage. El primer nuevo juicio, en septiembre del 2016, reafirmó la violación de ambas patentes, otorgándole el 16 de octubre pasado 439.7 millones de dólares en daños. Las otras dos patentes siguen en litigios separados.

https://hipertextual.com/2017/10/apple-debe-pagar-440-millones-dolares-plagio-patentes

Microsoft

La tecnológica de Bill Gates recibió en 2010 dos demandas sobre la iniciativa segura de nombre de dominio. Las empresas llegaron a un acuerdo en mayo de ese año, en el cual Microsoft obtuvo una licencia para usar las patentes de VirnetX en sus productos y tuvo que pagarle 200 millones de dólares. Los demás detalles sobre el acuerdo no fueron revelados.

En 2013, VirtnetX volvió a demandarla por seis patentes relacionadas con Skype, que fue adquirida por Microsoft en 2011. Esta incluía a los productos que integraran este servicio, como la plataforma de mensajería instantánea Lync. De acuerdo con la denuncia, la infracción de Microsoft fue deliberada porque tras la querella y el acuerdo previos debía estar al tanto de estas patentes. En diciembre de 2014, resolvieron la disputa por 23 millones de dólares.

Cisco

Es la única contra la cual no le salió el chiste. En marzo del 2013, un jurado dictaminó que Cisco no había violado patentes sobre la red privada virtual (VPN) y que no tenía que pagarle 258 millones en daños. Tras darse a conocer el veredicto, las acciones de VirtnetX cayeron en un 40%.

A lo largo de estos años, tanto Apple como Microsoft han acusado a la empresa de ser una troll de patentes. Al parecer, tenían la razón.