La tecnología está revolucionando sectores como el consumo y la movilidad, aunque una de las innovaciones ha venido de la mano del sector financiero. Las mayores esperanzas están puestas en este momento en el fintech, la mayor oportunidad para el sector y también un territorio todavía por explorar. Mientras que en países como Estados Unidos se están llevando a cabo los cambios a mayor velocidad, las nuevas tecnologías en el sector financiero siguen siendo un reto (y una oportunidad) en América Latina. En el caso de México, un nuevo proyecto de ley pretende regular las Instituciones de Tecnología Financiera (ITF) para aumentar la confianza y el desarrollo de estas operaciones.

El interés por el fintech en América Latina está aumentando cada día, así como el compromiso de las "entidades financieras, los inversores, los emprendedores y los reguladores, aunque todavía hay camino por recorrer", explicó Andrés Fontao, co-fundador de Finnovista, aceleradora de empresas tecnológicas y especializada en fintech, en entrevista con Hipertextual.

En América Latina, los dos países más desarrollados en este sector son México y Brasil, los cuales cuentan con un ecosistema emprendedor avanzado y una mayor inversión tanto local como extranjera. En este contexto, Fontao reconoce una mayor avance en el último año, en el que se ha aumentado todavía más el interés por fintech por parte de los fondos de capitales de riesgo.

En total, se calcula una inversión de más de 20.000 millones de dólares para el sector en la región. Además, hay un creciente interés de entidades financieras como BBVA Bancomer y Skotiabank, que se asoció con la aceleradora de startups NXTP Labs para tener acceso a las fintech en México, Colombia y Chile.

En el caso concreto de México, el Fintech Radar de Finnovista posicionó al país como el primero de América Latina con empresas financieras tecnológicas, con 238 startups de fintech, frente a las 230 en Brasil. Por otro lado, la Asociación Mexicana de Fondos de Capital Privado (Amexcap) señaló que desde 2010 hasta la fecha se han invertido 215 millones de dólares para el sector de las IFT.

Las inversiones y, con ello, las oportunidades siguen creciendo en la región aunque los retos siguen existiendo. En primer lugar, Andrés Fontao destaca que la falta de un marco regulatorio es una de las mayores problemáticas. Más allá de la valoración de las leyes, "el hecho de tener un marco regulatorio es buena señal, da cierta confianza y certeza a los inversores".

Esta misma confianza también puede resultar un obstáculo para las entidades en una región donde más del 50% de la población no tiene acceso a servicios financieros formales. Por ello, los bancos deben ofrecer sus productos a personas que no están familiarizadas con esta innovación. Sin embargo, la problemática puede convertirse en una virtud:

Los bancos no están llegando a millones de personas que no cuentan con servicios financieros, pero las startups sí pueden llegar ofreciendo la tecnología y sus modelos de negocio innovadores.

Estas startups innovadores son el principal objetivo de Finnovista, la aceleradora que apoya a 15 empresas tempranas al año para conectarlas con la industria, las entidades financieras y los reguladores. El nivel de emprendimiento, el potencial y de la startup y su impacto son los principales requisitos de la compañía para apoyar los proyectos.

La máxima expresión de la compañía se basa en el evento que organizan, Finnosummit, cuya última edición se inicia este jueves 9 de noviembre en Miami. Andrés Fontao, también organizador del certamen, resaltó en entrevista que las conferencias son puntos de encuentro entre los diferentes actores del sistema financiero para que se puedan dar futuras colaboraciones. En ediciones celebradas en otros países de América Latina como México, el público suele ser local. Al celebrar este evento en Miami, "queremos convocar a la audiencia regional para profundizar en las tendencias regionales y conectarlas con las startups", afirmó Fontao.

La Ley fintech en México

Una de las fortalezas de México como país innovador en el sector fintech es su próxima regulación. A pesar de que todavía debe ser aprobada por el Congreso, el marco regulatorio permitiría a las instituciones realizar operaciones con activos virtuales. En concreto, el proyecto de ley busca regular las empresas de crowdfunding, las monedas virtuales y los fondos de pago electrónico.

La propuesta de Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera (LRITF) cuenta con 139 artículos y tiene como principal objetivo regular el sector con medidas de prevención para el lavado de dinero y la protección de los usuarios.

El Banco de México será la autoridad encargada para definir las condiciones y restricciones para operar con los activos virtuales como el bitcoin o el Ethereum. Asimismo, Banxico establecerá las medidas a las que deberían sujetarse las IFT para tener un control sobre las transacciones.

El proyecto para la Ley Fintech ya ha sido enviada a la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) para que sea comentada y posteriormente deberá ser discutida y aprobada por el Congreso.

En el caso de el resultado sea favorable, México podría convertirse en un modelo para la región a nivel de regulación. La Ley Fintech aumentaría además la confianza de los inversores, lo que podría provocar una mejora para el ecosistema fintech en el país.

En América Latina, las Instituciones de Tecnología Financiera están creciendo cada vez más pero, a pesar de las oportunidades, las startups deben apostar por un mercado todavía en desarrollo y en el que deben convencer a una gran mayoría de la población que no cuenta con servicios financieros. Sin embargo, como apuntó Andrés Fontao, estos retos se han convertido en la mayor oportunidad para una región que apuesta cada día más por el fintech.