La libertad de expresión que ofrecen las redes se extiende a la denuncia del machismo y el acoso sexual cotidiano que viven en su mayoría las mujeres. Tal es el caso de una joven que decidió usar Instagram para subir un tipo de selfies muy peculiares. Se trata de Noa Jansma, de 20 años de edad, que durante un mes se tomó fotos con los hombres que le hacían insinuaciones en las calles de Eindhoven, Holanda, donde estudia diseño.

Jansma abrió la cuenta @catcallers, palabra en inglés que por definición significa un silbido, piropo o abucheo, para demostrar que este tipo de expresiones son todo menos un cumplido. La holandesa explicó en entrevista a Buzzfeed que su proyecto nació a partir de una discusión que tuvo en clase con sus compañeros. "Me di cuenta de que la mitad de la clase, las mujeres, sabían de qué estaba hablando y lo vivían a diario. Y la otra mitad, los hombres, ni siquiera pensaron que esto seguía ocurriendo. Algunos incluso no me creyeron", dijo.

Al final del mes subió 24 fotografías que tomó al momento de ser acosada por uno o varios hombres, aunque señaló que le faltaron aquellas que ocurrieron en situaciones más riesgosas, como de noche y cerca de un callejón oscuro. En cada post añadió el "piropo" o la acción de sus acosadores. Hasta el 6 de octubre, la cuenta tiene 177 mil seguidores.

#dearcatcallers

Una publicación compartida de dearcatcallers (@dearcatcallers) el

La holandesa no es la única que ha recurrido a las redes sociales para denunciar este tipo de sexismo. La vlogger Ines Jimm, quien es de Sevilla y vive en Madrid, ha hecho algo similar a través de sus Instagram Stories.

"Me han dejado de seguir 150 personas de momento. Pero tengo +700 mensajes de chicas que me cuentan sus experiencias e incluso me dan las gracias por eso. Suena a victoria para mí", escribió en una de sus historias.

La influencer señala que ha vivido el acoso desde que tiene 13 años de edad y que le han escrito niñas de hasta 11 años de edad que han vivido lo mismo. Asimismo, sube a sus historias screens de las discusiones que ha suscitado con sus seguidores al respecto de esta problemática.

Instagram no es la única plataforma que ha sido usada con estos fines. YouTube también ha servido para demostrar esta cotidiana situación para muchas mujeres en todas partes del mundo. Algunos de los vídeos más populares han sido 10 Hours of Walking in NYC as a Woman (10 horas caminando en NYC como una mujer), grabado en Nueva York, con 45.023.903 visualizaciones, y Las morras enfrentan a sus acosadores, grabado en la Ciudad de México, con 1.435.665 visualizaciones.