Elon Musk es el rey de los cameos en televisión. El creador de Tesla y SpaceX ya tuvo la suerte de formar parte del universo de Los Simpson o Big Bang Theory; ahora, de alguna manera, ha formado parte de otro de los grandes mitos de la ciencia ficción. Star Trek: Discovery, creada y producida por Bryan Fuller para la CBS pero emitida en Netflix en España, tiene lugar 10 años antes de la historia que acontece en la película dirigida por Abrams y, por lo tanto, aún en nuestro futuro más lejano.

La sorpresa tuvo que ser mayúscula cuando en el último episodio de Star Trek: Discovery el nombre de Musk salió a relucir de entre una lista de grandes genios de la ciencia a lo largo de la historia e influyentes en el universo de Star Trek tal y como se conoce. Lo cual seguramente habrá hecho las delicias del genio de Silicon Valley, puesto que es un reconocido seguidor y fan del mundo de la ciencia ficción. En concreto, en una de las escenas del capítulo final, el Capitán Gabriel Lorca puso como ejemplo a los hermanos Wright, creadores del primer vuelo de la historia. A Zefram Cochrane que, dentro de universo ficticio de Star Trek, es el creador de los viajes de curvatura. Y, por último, a Elon Musk, como uno de los pioneros de los viajes interplanetarios con humanos de por medio.

https://twitter.com/jhoffman/status/917188557298692098?ref_src=twsrc%5Etfw&ref_url=https%3A%2F%2Ftechcrunch.com%2F2017%2F10%2F09%2Felon-musk-gets-a-nod-as-a-space-pioneer-from-star-trek-discovery%2F

Sería una forma de vaticinar el futuro por parte de Star Trek. Elon Musk se encuentra en plena carrera interespacial que tiene como objetivo poner en los próximos años un humano en Marte. Concretamente en el año 2022.

Para Star Trek: Discovery, Musk habría logrado su deseo. Un deseo que ya ha sido dibujado en varias ocasiones por el CEO de Tesla y que dio su último esbozo durante International Astronautical Congress de Adelaide, Australia. En concreto, se habló del Sistema de Transporte Interplanetario con la nueva propuesta de nave insignia: BFR ("Big Fucking Rocket"), que se creará a partir de la canibalización de cohetes actuales para aprovechar la tecnología existente. Por otro lado, se puso a la Luna como un punto estratégico para el futuro de la carrera a Marte para un mejor posicionamiento a la hora del transporte de materiales y pasajeros. Además de la investigación fuera de la Tierra.