Los problemas en la producción del iPhone X son un hecho. Que la fiabilidad del sistema de reconocimiento facial haya sido disminuida para aumentar el nivel de producción, no tanto. Al menos eso es lo que afirma la propia Apple en un comunicado emitido tras el las informaciones filtradas que hacían mención a dicho trastorno en la fabricación de los componentes que forman Face ID.

Es importante que desde la compañía aseguren esto porque, como comentaba en el artículo de hace unas horas, Face ID es la pieza clave del iPhone X. La pantalla es muy llamativa, las fotos excelentes y la realidad aumentada es de otro mundo, pero todo esto pierde valor si la única herramienta para desbloquear el teléfono –una acción que se lleva a cabo decenas de veces a lo largo del día– experimenta problemas que empañen la experiencia de uso. Al respecto, esto es lo que apunta Apple:

La emoción de los clientes por el iPhone X y Face ID ha sido increíble, y no podemos esperar a que lo tengan en sus manos a partir del viernes día 3 de noviembre. Face ID es un sistema de autenticación potente y seguro que es increíblemente fácil e intuitivo de utilizar. La calidad y la precisión de Face ID no ha cambiado. Continúa habiendo la probabilidad de 1 entre un millón de que una persona al azar pueda desbloquear tu iPhone mediante Face ID.

La afirmación de *Bloomberg* de que Apple ha reducido la fiabilidad de Face ID es completamente falsa y esperamos que Face ID sea el nuevo estándar de referencia para la autenticación facial.

De cualquiera de las maneras, tanto si efectivamente se ha reducido en algún punto la calidad como si no lo ha hecho, resulta en extremo improbable que el usuario final pueda llegar a darse cuenta de esto en algún momento. Si el iPhone X presenta algún fallo finalmente derivado de la producción, podemos estar seguros de que no estará relacionado con Face ID.