En su particular carrera por mejorar y simplificar los procesos de entrega de sus paquetes, Amazon presentó este miércoles la solución Amazon Key.

Este sistema, basado en una cerradura inteligente y una cámara web, permite a los repartidores de la compañía acceder a cualquier hogar que lo implemente incluso si nadie se encuentra en su interior. De esta forma, los clientes de la plataforma pueden llevar a cabo su jornada laboral sin estar condicionados por un proceso de entrega y los posibles incidentes asociados a este.

Para prestar este nuevo servicio, el gigante del comercio electrónico comercializa un pack que incluye la nueva cámara "Cloud Cam" de Amazon, una cerradura inteligente compatible e instalación gratuita de ambos elementos.

Una vez configurado, el repartidor podrá entrar al hogar haciendo uso de un código de barras asociado individualmente a cada envío. La cámara, en todo momento, grabará la entrega y enviará un clip de vídeo al cliente donde podrá observar que todo se ha realizado de forma correcta.

Los clientes de Amazon Prime en Estados Unidos ya pueden reservar este pack por 249 dólares. No obstante, este no comenzará a funcionar hasta el 8 de noviembre. Eso sí: lo hará solo en aquellos lugares donde Amazon Logistics opere. Y es que la compañía estadounidense no permitirá a las agencias de transporte de terceros trabajar con este sistema —al menos por el momento—.

Inevitablemente, la llegada de este nuevo servicio levanta inevitables cuestiones sobre la privacidad y la seguridad del hogar. Entregar el control del hogar a una compañía de terceros supone un paso mayúsculo en la carrera hacia el "internet de las cosas" —especialmente en el aspecto social—.